Con el voto positivo de 136 representantes (41 abstenciones y 16 negativos), este miércoles 19 de noviembre la Cámara de Diputados de la Nación aprobó y transformó en ley la creación de la Universidad Nacional de Hurlingham.

“Coexiste en el Partido de Hurlingham una importante población joven, egresada de los establecimientos de nivel secundario, que no puede satisfacer sus inquietudes de formación universitaria debido a dificultades de traslado y problemas de coordinación entre los horarios laborales en el ámbito local y la ubicación de los centros de estudio”, reza el texto final del proyecto impulsado por el concejal Juan Zabaleta, del Frente para la Victoria (FpV).

Esta nueva institución, ubicada en terrenos que cederá el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en la localidad donde Luis Emilio Acuña (perteneciente al Partido Justicialista) es intendente, tendrá carreras con orientación en el sector agropecuario, alimentos, biotecnología, enfermería, docencia en pedagogía y medio ambiente.

Al respecto de la iniciativa, el comunicado oficial expresa que “la descentralización y construcción de nuevas universidades públicas, gratuitas y de calidad garantizan el acceso no solo a aquellas personas que residen en las grandes urbes y en contextos económicos favorables, sino también a aquellos que se encuentran en condiciones desfavorables, permitiendo concretar el anhelo de comenzar y finalizar una carrera universitaria. La ampliación de la oferta educativa permite acercar la universidad al pueblo, es decir, garantizar el acceso al conocimiento, la capacitación y la formación. Permite a todos los ciudadanos poner en ejercicio el derecho de enseñar y aprender, tal como reza el Artículo 14 de la Constitución Nacional”.

 

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.