Steve Jobs fue un genio, sin ningún tipo de dudas. Cambiar el mundo en tan solo 30 años es algo que pocas personas han logrado hacer en la historia, ya sea porque no pudieron (o no los dejaron) o aún intentan hacerlo. Bueno, él pudo y lo hizo a costa de su propia salud y del bienestar de quienes lo quisieron y apoyaron, aunque logró una suerte de redención que le llegó en sus últimos años y que perdurará por siempre.
JOBSLa película «Jobs» tiene un gran acierto, y es que logra mostrar la tenacidad con la que el fundador de Apple se manejó durante toda su vida. Durante todo el film recordé “The Social Network”, y más que nada el poderoso y acertadísimo “claim” que decía: “Es imposible hacer 500 millones de amigos sin ganar algunos enemigos”. Jobs fue un iluminado oscuro, un huérfano adoptado por una pareja de clase media de Estados Unidos que hizo lo imposible para hacer que su hijo prosperara en la vida. Y vaya si lo hizo. La primera hora de la película trata de la audacia y el desapego afectivo de Jobs, en iguales proporciones. Es increíble ver cómo no le temblaba el pulso al llevar una propuesta de inversión de 90.000 a 300.000 dólares (que le permitía a Apple salir de un garaje para convertirse en el competidor directo de IBM), así como tampoco dudaba en no reconocer a su hija y dejar a su pareja de entonces en la calle. “No me puedes hacer esto ahora”, fueron las palabras que le dijo a su chica, mientras en su interior seguían ardiendo las llamas de su infancia de abandono. Un ciclo al que se le puede llamar karma que acompañó a Jobs durante toda su vida.
Jobs-ashton-kutcher
Mención aparte para el papel de Ashton Kutcher: si bien no conmueve su actuación, durante toda la película impresiona su parecido físico con Jobs.
La segunda hora del film surfea sobre las idas y venidas de Apple, con el catastrófico accionar de Jobs en cuanto al trabajo en equipo y sus obsesiones perfeccionstas, además de la maquinaria burócrata de los accionistas de la empresa que lograron sacarlo de sus principales proyectos durante los últimos 3 años en Apple. Luego hay un gran bache que omite gran parte de la redención de la que hablaba en un principio, cuando abandonó Apple y fundó The Graphics Group, es decir, la antecesora de Pixar.
jobs1También hay un gran agujero en cuanto a su vida sentimental, ya que el espectador salta 10 años en el tiempo y se encuentra con un Jobs padre de familia, reconciliado con su primera hija y vive junto a su esposa Laurene Powell y sus tres hijos. En este momento, quien no haya leído o sabido algo de la vida de Jobs antes de ver la película, se podría sentir completamente afuera del relato, aunque rápidamente la historia de cómo Jobs recuperó Apple en 1997 logran encaminar el hilo del film hasta el final, donde se lo ve preparándose (y preparando al mundo) para el lanzamiento de la Mac, ese aparato con el que quizás estés leyendo estas líneas.

Deja una respuesta