La selección argentina Sub-20 pecó de ingenua en la última jugada del segundo tiempo suplementario, empató 2 a 2 y luego quedó eliminada de la Copa Mundial de la FIFA en Polonia en fase de penales, tras caer derrotada por 5 a 4 ante Malí.

A pura intensidad

Eso fue lo que le sobró a la primera parte del partido, intensidad. Ninguno de los dos equipos se mostró temeroso y resguardado, todo lo contrario, no solo dispusieron de esquemas tácticos ofensivos sino que la actitud también coincidió con esta idea y así fue que ambos generaron situaciones cercanas al gol.

Argentina fue quien manejó la pelota durante la mayor parte del tiempo. Ya a los dos minutos estuvo muy cerca de anotar cuando a Adolfo Gaich le faltaron algunos centímetros para empujar el balón hacia el arco desguarnecido y el mismo jugador estuvo nuevamente muy cerca de marcar cuando transitaba el minuto 26.

Por su parte Malí, si bien dispuso de menor tenencia, pudo lastimar en tres ocasiones muy claras en las que una de ellas Manuel Roffo se hizo protagonista tras desviar un tiro libre ejecutado por Sekou Koita que buscó meterse en su ángulo izquierdo para que luego el balón pegue en el travesaño.

Al extinguirse el primer tiempo, la intensidad del juego bajó considerablemente y los albicelestes dejaron una mejor imagen. Generaron más que su rival, recurrieron a prosperar por derecha, ganaron siempre en pelotas aéreas y probaron con remates de media distancia que no fueron del todo certeros para establecer la diferencia. Argentina, por poco, no se fue al descanso arriba en el marcador.

Pudo ser para cualquiera

Las intenciones del conjunto de Fernando Batista no fueron distintas en el segundo tiempo. Sus dirigidos salieron con determinación a buscar el arco rival y, por obra de esto, el centro delantero Adolfo Gaich capturó un rebote en el área rival que provino de un yerro defensivo y mandó la pelota al fondo del arco para quebrar el cero.

Si a Malí se le hizo cuesta arriba manejar el balón en el primer tiempo, en el inicio del segundo le resultó prácticamente imposible, ya que su rival creció aún más después de aquel gol tempranero. Pero esa sensación solo fue temporal debido a la gran reacción que tuvo tras verse en desventaja: en primera instancia elaboró una muy buena jugada que terminó en el fondo del arco, pero invalidada por una muy fina posición ilícita. Luego estrelló un centro en el travesaño y, finalmente, capitalizó la tercera ocasión consecutiva que generó cuando Abdoulaye Diaby se elevó en las alturas y conectó un cabezazo proveniente de un tiro de esquina para dejar todo igualado.

La paridad hizo crecer la confianza del campeón africano, comenzó a disputar más la pelota y adelantó sus líneas en pos de dar vuelta el resultado. Pero Adolfo Gaich no se dio por vencido y, a falta de 10 minutos para concluir el juego estrelló un cabezazo en el palo, a modo de reacción, para que su equipo vuelva a conectarse con su juego. No obstante a esto, Manuel Roffo se hizo nuevamente presente tras tapar de gran manera un remate que ejecutó el hombre más peligroso vestido de amarillo: Sekou Koita.

Fue nuevamente Adolfo Gaich quien, a poco de concluir los 90 minutos reglamentarios, por poco no acertó un cabezazo para liquidar el partido y todo debió definirse en los tiempos suplementarios.

Tiempo extra

Para no defraudar la esencia que tuvieron los primeros minutos del juego, la intensidad continuó visible y en la primera jugada de avance argentino sucedió el segundo gol cuando Ezequiel Barco remató en el área y la pelota rebotó en Abdoulaye Diaby, que descolocó al arquero Youssouf Koita.

Dicha conversión fue lo único sobresaliente en los primeros 15 minutos del tiempo adicionado, mientras que en el último cuarto de hora se tornó un juego más friccionado y disputado en la mitad de la cancha, dando cuenta de la tensión que generó el paso de los minutos hacia el final.

Argentina estuvo cerca de sentenciar la serie en pies del ingresado Agustín Urzi primero y Fausto Vera después, pero fue Aboubacar Konte quien volvió a igualar el tanteador, luego de la rápida ejecución de un tiro libre, aprovecharse así de la ingenuidad de la defensa argentina, que quedó espectante ante la concreción del gol final que llevó la definición al punto penal.

Penales

Convirtieron para Argentina: Nehuén Pérez, Adolfo Gaich, Santiago Sosa y Fausto Vera. Erró Tomás Chancalay. Convirtieron para Malí: Hadji Drame, Boubacar Traoré, Sekou Koita, Abdoulaye Diaby y Sambou Sissoko.

Formaciones e incidencias

Argentina: Manuel Roffo; Facundo Mura, Nehuén Pérez, Facundo Medina, Francisco Ortega; Ezequiel Barco, Fausto Vera, Anibal Moreno; Julián Alvarez, Adolfo Gaich, Gonzalo Maroni. Entrenador: Fernando Batista.

Malí: Youssouf Koita; Arnaud Konan, Abdoulaye Diaby, Clement Kanoute, Drissa Diarra; Babou Fofana, Sambou Sissoko, Ousmane Diakite; Sekou Koita, Ibrahima Koné, Hadji Drame. Director técnico: Mamaoutou Kane.

Goles: 48′ Adolfo Gaich (Argentina), 66′ Abdoulaye Diaby (Malí). 90´ Abdoulaye Diaby en contra (Argentina), 120′ Aboubacar Konte (Malí). Amonestaciones: 111′ Arnaud Konan (Mali), 115′ Ezequiel Barco (Argentina).

Árbitro: Fernando Guerrero (México). Estadio: Bielsko-Biała.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.