El recinto deportivo de Ferro Carril Oeste albergó la primera final entre Barracas Central y Boca Juniors por la máxima categoría del futsal argentino. Los «Xeneizes» se quedaron con el primer triunfo de la serie por penales (5-4), tras igualar 0-0 en el tiempo reglamentario.

Una vez más, la figura fue Guido Monsenson. El guardameta de Boca atajó 2 de los 5 penales que le ejecutaron y, además, fue quien anotó el último tiro. Con esta victoria, Boca lleva ventaja y, de ganar el segundo juego en su nueva casa (situada en la localidad de Hurlingham), puede lograr el bicampeonato.

En la tarde del sábado, Barracas hizo de local. En un primer momento se había comentado que no habría público visitante, pero esto no se llevó a cabo y ambos equipos llevaron su gente. La casa del «Verdolaga» fue una fiesta entre el rojo y blanco que se ubicó en el lateral, con bombos y platillos de fieles seguidores del “Guapo”, mientras que el azul y oro tuvo a sus fans detrás del único arco disponible.

En los minutos iniciales, el ataque fue «barraqueño»: primero fue el desequilibrante juego de Juan Cortés, que probó fuera de la media luna y remató abajo al segundo palo del guardameta, luego su compañero Andrés Terán replicó la jugada y volvió a exigir a su rival. En ambas ocasiones, Monsenson estuvo firme bajo los tres palos y sacó el esférico con los pies.

Luego llegó la reacción de Boca, Camilo García probó un tiro a media distancia tratando de sorprender al arquero rival, quien también fue decisivo para mantener su valla en cero. El jugador «Xeneize», Pablo Vidal, hábilmente dejaba a sus rivales en el camino y encaraba la ofensiva de su equipo. En una jugada personal lo tocaron de atrás y le sancionaron un tiro libre a favor: Franco Spellanzón, encargado de ejecutar el disparo, le pegó en el poste y dejó como un observador más a Nicolás Kravetzky. El ataque visitante continuó, tras un centro al área, pero Franco Martínez erró de cara al arco.

En la segunda etapa, el partido se vio frenado durante los primeros minutos producto de la fricción en jugadas divididas. Luego llegó un mano a mano entre Vidal y el golero de Barracas, que despejó el balón sin problemas. Desde un tiro de esquina, Boca tuvo la oportunidad de abrir el marcador, pero no había nadie en la puerta del arco para empujar el esférico.

Nahuel Bontempo de Barracas robó un balón en la salida de su adversario y en el mano a mano su remate estalló en el brazo de Guido. Rápidamente, Vidal se volcó al ataque y siempre que remataba había un jugador rival. Terán y sus compañeros también buscaban convertir sobre los últimos segundos de juego y acechaban el arco «Xeneize», pero el arquero de Boca estuvo atento a cada jugada y exigió que el encuentro se defina desde los 6 metros, su ámbito especial, donde fue la figura.

La tanda de penales inició con el puntapié de Barracas: Matías Usinger, Facundo Fontanella, Nicolás Kravetzky y Andrés Terán convirtieron, mientras que Oscar Fernández, Juan Cortés y Nahuel Bontempo fallaron en sus remates.

Por otro lado, los ejecutores de Boca fueron Camilo García, Juan Cuello, Franco Spellanzón, Franco Martínez y Guido Monsenson marcaron para sellar la victoria de su equipo, mientras que Lucas Flores y Pablo Vidal no pudieron concretar su remate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.