Andrea Celeste Sánchez y Maira Mardones son dos mujeres que, a pesar de sus responsabilidades y obligaciones diarias, no dejan de hacer lo que más les gusta: correr, y donde van son protagonistas. Dos humildes y sencillas personas de gran corazón, como hace falta en esta sociedad. La solidaridad, generosidad, compañerismo, camadería, pensar en el otro, son algunos de los tantos valores que predominan en el ambiente del running y en Maira y Andrea.

Ambas son mujeres a las que el trabajo, familia y otras obligaciones y compromisos diarios les demandan gran parte de su día, pero para ellas no es una excusa, sacan tiempo de donde sea para salir a entrenar, correr algunos kilómetros por la ciudad y disfrutar de esa pasión que tanto aman y les saca un sonrisa.

Copahue Extremo es una carrera que se desarrolla en Copahue – Caviahue (Neuquén). Es una competencia que de simple no tiene nada, ya que se desarrolla en un terreno donde predomina la nieve y las temperaturas suelen ser -0. La organización no deja nada al azar, se ocupa de todos los pormenores, los corredores se sienten cuidados y protegidos para, de esta manera, disfrutar de un escenario magnífico.

Ellas, Andrea y Maira, estuvieron en la línea de largada en ediciones anteriores de Copahue y no solo corrieron, fueron los personajes principales de la carrera, tuvieron sus obstáculos como todas y todos, pero supieron superarlos y llegar a la meta en la primera posición. Sí, ellas, son mujeres protagonistas, participantes de carreras exigentes y con medallas de primer puesto.

Este año volverán a estar en la línea de largada del maravilloso evento deportivo que se desarrolla en Copahue – Caviahue (Neuquén). Por eso tuvimos la oportunidad de charlar con ambas a días de la competencia, y compartimos lo vivido. Copahue Extremo se realiza el sábado 31 de agosto.

Maira nos cuenta que llega en condiciones (física y mental) para afrontar el desafío, mientras que Andrea nos manifiesta que siempre es atractiva la propuesta de encarar este tipo de pruebas, una carrera distinta al resto, donde las raquetas para correr son un aspecto sumamente importante.

Mardones corrió la primera edición y la ganó, y nos cuenta que para ella fue una emoción muy grande, era algo que no esperaba, nunca había corrido con elementos de nieve. Fue una experiencia nueva (la nieve), pero el entrenamiento y esfuerzo que realiza a diario hicieron que pueda llegar a meta y disfrutar el resultado. Sánchez, en cambio, no tuvo su mejor carrera la primera vez que fue a Copahue. «Todo un año esperando la carrera, llegó el momento y el día estaba hermoso, tal es así que la temperatura que hacía me hizo dudar mucho qué indumentaria utilizar. Creo que la decisión que tomé no fue la más adecuada y luego, a medida que pasarían los kilómetros, me pasaría factura. Sufro mucho el calor», manifiesta.

«A medida que los kilómetros pasaban, el calor lo sentía más presente, estaba corriendo con una remera térmica y arriba la del evento. En un momento dije: termino de subir esa cuesta (subida) y me saco la térmica. La realidad es que no llegué a sacármela, me desmayé antes, cuando me desperté me estaban llevando en una moto de nieve, de ahí a la ambulancia y al centro de salud de Caviahue. Allí me fui estabilizando, pero por dentro tenía la bronca y lloré por no haber podido cruzar el arco de llegada.»

Al año siguiente, fue una de las primeras en inscribirse en Copahue, su deseo de revancha y poder finalizar la prueba era muy importante para ella. Con la experiencia de haber vivido la primera edición y ya tener una idea con lo que se iba a encontrar, llegó con todas las precauciones necesarias, el entrenamiento físico y mental necesario. Llegó el día, la noche anterior los nervios se apoderaron de ella y prácticamente no podía dormir. Al estar en la línea de largada, lo único que se le pasaba por la cabeza era terminar y poder disfrutar la prueba. El clima ese año era muy frío, temperaturas bajo cero, pero a ella la hacían sentir mejor. Su preparación psicológica fue muy buena y le hizo superar todos los obstáculos. Tal es así que no solo cumplió con su deseo sino que se encontró con la sorpresa de ganar la carrera. «Era algo que no esperaba», nos transmite, «soy una corredora amateur que entrena cuando puede, mi trabajo, hijo y familia me reducen mucho el tiempo».

Maira nos cuenta que este año Copahue Extremo vuelve a ser parte de su calendario deportivo y nos manifiesta: «Es un evento deportivo al cual considero único teniendo en cuenta que no se realiza otro evento similar en toda Latinoamérica». Andrea agrega: «Correr en la nieve y en el escenario donde se desarrolla la carrera, es mágico. Caviahue y Copahue son lugares donde siempre querés volver y encontrás algo distinto. Yo les digo que vayan, que se animen, que corran la carrera, no se van a arrepentir». Nos termina comentando algo que no es menor: nos dice que la organización del evento es impecable, pasó dos situaciones y dos carreras distintas, y ellos siempre están en todo al lado del corredor, están a la altura de las circunstancias, transmiten mucha tranquilidad.

Por último y para finalizar la charla, Maira invita a animarse, «aquellos que van por primera vez, vayan, tomen los recaudos necesarios y no van a arrepentirse de correr en los encantos de la ciudad. No es fácil correr con raquetas de nieve, lo mejor sería probarlas antes, si no a medida que uno transita la carrera, le va agarrando la mano».