La selección femenina de hockey cayó 3-1 en la final de Juegos Olímpicos Tokio 2020 ante los Países Bajos. Sin embargo, las dirigidas cierran un gran certamen con medalla de plata muy digna, la segunda presea para la delegación argentina y con un futuro optimista, pese al recambio.

Se sabia que el partido contra las campeonas del mundo (2018) sería complicado y las europeas lo ratificaron en los primeros minutos, generando un córner corto que puso en apuros a la defensa argentina, pero que Belén Succi tapó. Sin embargo, aquel dominó de las neerlandesas era una contante en toda la primera mitad, y en el segundo cuarto Frederique Matla abrió el marcador 1-0 en contra de Las Leonas.

El panorama no era el más óptimo y las europeas encontraron el segundo gol a través de Caia Van Maasakker, quien remató un córner corto, y el tercer tanto se materializó por medio de la misma jugadora. Argentina, pese a verse superada en medio campo y en defensa, encontró el descuento antes del descanso por medio de Agustina Gorzelany.

Como era de esperarse, la segunda parte tuvo a Las Leonas como protagonistas en ataque y a las neerlandesas acomodadas en defensa buscando hacer daño de contraataque. El cuarto periodo fue más de lo mismo, y los ataques de Noel Barrionuevo, Agustina Albertario y Delfina Merino no fueron efectivos y, con el tiempo ya transcurrido, Países Bajos fueron justos campeonas y se tomaron revancha de la final perdida ante Gran Bretaña en Rio 2016.

Por su parte, Las Leonas cerraron una gran competencia en Tokio: perdieron tres y ganaron cuatro partidos. Pese a tener su cuenta pendiente con la medalla de oro (perdieron otras dos definiciones olímpicas en Sydney 2000 y Atenas 2004), pueden marcharse en paz sabiendo del valor enorme de la plata y por las adversidades que tuvieron que sobrepasar con una pandemia de por medio. El recambio llegó y el futuro es prometedor. La lucha por la presea dorada en Paris 2026 es posible. Pero, sobre todo, por las cosas, el esfuerzo, garra y compromiso seguirá latiendo en un equipo que permite soñar y mantener el vilo al país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.