En su cuarto disco, Los Besos consolidan un sincretismo entre letra y música que los destaca en su clase. Un álbum de pop sofisticado para ponerlo en repeat.

Los Besos se formó en Buenos Aires durante 2011 bajo el nombre “Paula y Los Besos”, con canciones de Paula Trama (guitarra y voz) y la compañía de Sebastián Rey en bajo y Rodo Ingaramo en batería. En 2012 se incorporó Federico Fragalá en teclados y comenzaron la producción del primer disco, grabado en diferentes salones de la antigua Confitería del Molino. En 2014 se sumó Víctor Rallis en trompeta y coros, y en 2016 editaron un nuevo disco de seis canciones: “Un disco de Los Besos”. En 2017 y con nuevo baterista, Ariel Chisleanschi, salió a la luz “Helados verdes”, el tercer disco de la banda, que despliega un sonido más eléctrico e incorpora un segundo tecladista, Pablo Berardi.

“Copia viva”, el cuarto disco de Los Besos, fue lanzado en el verano del 2018 en un peculiar formato, como así lo comentaba Paula Trama, líder de la banda, al momento del lanzamiento: “‘Copia viva’ se produce durante varios días de aventura de Los Besos por El Calafate durante el verano del 2018, de la mano del productor Dante Frágola y gracias a la invitación de Coqui Aristizábal a Solo Studio. Se graba en medio del sorpresivo rompimiento de los glaciares, en una semana de jornadas infinitas, y recrea esa sorpresa en un inesperado formato: además del disco, ‘Copia viva’ es un libro que recorre toda la discografía de Los Besos, con letra y acordes, en formato de cancionero”.

Con guiños a bandas icónicas como Suárez y Bristol, Los besos gira alrededor de la fórmula que conjuga la épica de sus letras con los refinados arreglos musicales de los instrumentos. “Copia viva” es un disco heterogéneo difícil de clasificar que indaga las distintas vertientes del formato canción con elementos dosificados de synthpop, jazz y folk. El singular timbre y técnica de la voz de la cantante nos envuelve desde la primera canción y dota a la banda de una identidad e impronta única.

Para entender el sello visceral de la poesía en sus letras, hay que mencionar la labor compositora de Paula Trama, que también es poeta y escritora. La joven nacida en Temperley trabaja como profesora de Literatura en el Instituto Vocacional de Arte y coordina talleres de escritura. Publicó los libros “La yegua y el caballo no existen” por Editorial Diatriba (2010) y “Rosa y Negro” por Determinado Rumor (2012). Con este historial no sorprende pensar en la prosa y composición poética como alma máter de la banda. La difícil tarea de articular la poesía con melodías, Los Besos la ejecuta con madurez y elegancia sin caer en el lugar común de la pomposidad y ostentación.

Las canciones

Con el arranque de “El Dron” se nos impregna y hace presente la voz de Paula y con ella una canción pop con dedicatoria especial.

Más adelante, en uno de los primeros highlights del disco, aluden a la paradoja que le da el nombre al disco: “Jamás hice una canción de amor y tal vez esta va a ser la primera”, proclama Trama en “Copia viva”.

No solo le cantan a los amores sino que también se puede ver cómo toman posturas políticas y levantan banderas de sectores disidentes en canciones como “Amazonas”: “A lo lejos veo algo / Amazonas / contra el viento / Y acá están / aerosoles en las manos / sientan bien / este fuego y remolinos” y la pegadiza “Destino” donde pareciera que aluden al colectivo LGBTIQ con el canto “No hay chances / te gustan los hombres, te gustan los hombres / no hay chances / Abro mi placard / ropa de mujer / voy a cruzarme, voy a cruzarme”.

Asimismo, dejan máximas como “Voy envuelta en tejidos baratos / Entre cientas de rambos vedettes” (“El Dron”) y “Tenía que romper otro espejo para que soñemos más fuerte” (“Telón”). Los Besos se hicieron dueños de un puñado de canciones de ensueño, sabiendo dejar la frutilla del postre para el final.

“La cascada de tu pelo enredado”, con letra de Francisco Garamona y música de Trama, se erige como una consumación insuperable para un disco que concluye y produce el estímulo instantáneo de comenzar nuevamente: “Volteé en la esquina de tu casa / Y viendo en tu ventana luz imaginé / La cascada de tu pelo enredado”, el sentimiento de inferioridad: “Caminé por las calles de tu barrio / De tu barrio infinitamente / Superior al mío” y la angustia por la pérdida: “Tuve miedo de no encontrarte jamás”.

Los Besos se presentarán el próximo 25 de Mayo a las 20 horas en la Sala Argentina del Centro Cultural Kirchner junto a La Otra Cara de la Nada en el marco del ciclo “Téster. Rock en ascenso” dedicado a difundir la escena indie del rock y el pop independiente de todo el país.

Artículo elaborado especialmente para puntocero por Ariel Duarte.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.