En la NBA, a diferencia de otras ligas y de otros deportes, no existe la compra y venta de jugadores sino que los traspasos se dan mediante el “trade”, lo que puede entenderse como un trueque sin que intervenga el dinero, ni siquiera para completar un pase. Los jugadores y las rondas de elección para el draft (cuando las franquicias seleccionan a los jugadores del básquet universitario y jóvenes del básquet FIBA) son la única moneda de cambio.

¿Dónde está el dinero en este intercambio? Los equipos tienen un máximo salarial para contratar jugadores, en los acuerdos con cada uno de ellos se presenta lo que sería el “valor del pase” que no existe en el valor para un club. Cuando un jugador pasa a otra franquicia, lo que “pasa” también es su contrato, de ahí que un equipo quiera liberar cupo salarial para, en un futuro, contratar a otros basquetbolistas, en plan de organizar el equipo.

También, en las estrategias se divisa el futuro a partir de la posibilidad de elegir con un número alto en la selección del draft, es así que muchas franquicias intercambian jugadores solo por puestos en rondas para optar por jóvenes promesas. Otra de las posibilidades que se presentan es la de los jugadores que, en su último año, ya no están a gusto en el plantel y así, cuando se da el “trade” (la temporada de traspasos), surge la última chance para sacar rédito de ese integrante del plantel. En otras oportunidades los jugadores deciden quedarse, en caso de que en su contrato incluya la clausula de “elección propia”, para en la temporada siguiente ser “agente libre”, es decir, tener la chance de negociar él mismo un nuevo contrato con otra franquicia. Vamos a ver algunos de los cambios más importantes en la última ventana del “trade” en la temporada actual.

Miami Heat: Victor Oladipo.

Houston: Avery Bradley y Kelly Olynyk y una ronda para el draft 2022.

Oladipo tenía un verdadero interés de incoporarse al Heat, por eso se especulaba que podía llegar como agente libre la próxima temporada. Houston, de no negociar un traspaso, se hubiera quedado sin nada. Aquí al menos suma a dos jugadores que pueden actuar dentro de la rotación y, además, una buena selección para el plan de reestructurar al equipo.

Los Angeles Clippers: Rajon Rondo.

Atlanta Hawks: Lou Williams.

Aquí hay un trueque clásico: jugador por jugador. Williams regresa a Atlanta (donde reside fuera de la temporada) para sumar a un equipo que necesita más puntos y desde la banca puede dárselos, como lo hizo para los Clippers durante todas estas temporadas en la que, incluso, en una oportunidad fue nombrado como “sexto hombre del año”. Para los Clippers se cambia la estrategia en cuanto al base, si bien Williams aportaba mucho al marcador no era un base estratega como sí lo es Rondo, con el que perderá en números de canastas pero acrecentará un juego más enfocado en lo cerebral.

Boston Celtics: Mo Wagner.

Chicago Bulls: Daneil Thais.

Tenemos otro intercambio clásico pero extraño. El alemán Thais era una pieza importante en la rotación de los Celtics, pero la parte que no se ve es la contractual, ahí está la clave de este traspaso. Wagner ofrece números pobres para una rotación como demanda la de los Celtics, pero no ofrece problemas futuros en lo salarial, lo que sí se avecinaba con la permanencia de Thais.

Denver Nuggets: Aaron Gordon y Gary Clark.

Orlando Magic: Gary Harris, RJ Hampton y una primera ronda del 2025 (protegida).

En lo deportivo, el mayor beneficiado es Denver, porque suma a Aaron Gordon, un jugador estancado en sus posibilidades por pertenecer a una franquicia con limitadas ambiciones. Todo se complicó para los Magic cuando la estrella manifestó su deseo de traspaso. Si bien el puesto lo tiene cubierto Denver, hay aquí una gran chance para sumar defensivamente, una faceta que el equipo de Colorado no pudo resolver a lo largo de la temporada. Para Orlando los beneficios son a futuro, la incorporación de Harris es importante pero la parte fundamental de esta negociación está en la elección de primera ronda para el 2025.

Toronto Raptors: Gary Trent Jr. y Rodney Hood.

Portland Trailblazers: Norman Powell.

Las ambiciones de Trent Jr. para no firmar una extensión de contrato a la espera de poder lograr un mejor acuerdo como agente libre, obligaron a los de Oregón a poner al jugador en una lista de “negociables”. Para Toronto es sumar a un joven de 22 años con un gran potencial y, que si bien será agente libre al final de la temporada, tendrá la prioridad para igualar la mejor oferta de otro equipo y podrá ofrecerle un lugar más destacado en el equipo. Powell aporta a los Blazers un 45% de tiros de tres, lo que reforzará esa arista para un equipo que puede convertirse en uno de los más temibles.

Boston Celtics: Evan Fournier.

Orlando Magic: Jeff Teague y dos segundas rondas del draft.

Otro ejemplo que ilustra el volantazo que se ve obligado a tomar el equipo de la Florida. Sus tres principales figuras decidieron pedir el traspaso, sin oportunidad de negociación. Aquí interviene la ambición deportiva por parte de ellos, mientras que los Magic deberán reorganizarse en el medio de una temporada que parece ya perdida. Los Celtics suman al francés Evan Fournier, en vistas de mejorar la actualidad de una franquicia que peligrosamente descendió varios puestos en la tabla del Este.

Chicago Bulls: Nikola Vucevic.

Orlando Magic: Otto Porter, Wendell Carter Jr. y dos primeras rondas (2023 y 2027).

El último capítulo del “saqueo” a Orlando. Vucevic, un pivote que tiene un doble-doble por partido, se incorpora a una franquicia desesperada por volver a los primeros puestos. Orlando suma jugadores para mantener un plantel pero, de la misma manera que en la negociación con Denver, se destacan más las selecciones de draft obtenidas.