El tenista suizo, de 33 años, alcanzó su victoria número 1.000 en la final del ATP 250 de Brisbane tras vencer al canadiense Milos Raonic por 6-4, 6-7 y 6-4. Con este título, ya son 83 los que ganó Roger Federer en su carrera y, además, disputó 125 finales.
No dejan de asombrar los logros de este admirable tenista, que aún no se sabe cuándo le llegara la fecha de su retiro, ya que sigue ganando títulos, está entre los tres mejores del mundo y no pierde las ambiciones de ir por más y no conformarse con lo logrado.
De esta manera, Federer se convierte en el tercer tenista en ganar mil encuentros. Primero está el estadounidense Jimmy Connors con 1.253, segundo el checoslovaco Ivan Lendl con 1.071 y tercero ahora se posiciona el suizo.

La final en Brisbane

El primer set lo ganó Roger 6-4 con 15 golpes ganadores y tan solo 3 errores no forzados. El segundo set lo empezó ganando el campeón 2-0, y parecía que el partido se terminaba, pero el tenista de Toronto aumentó el nivel y se terminó quedando con el set, lo que llevó a jugar el tercero. En este último, algunos errores de Roanic le dieron la oportunidad al suizo de quedarse con el partido y no la desaprovechó. El partido duró poco más de dos horas y 13 minutos. Federer declaró al finalizar el encuentro: «Llegar a mil significa mucho para mí. Nunca olvidaré este partido».
Entre algunos otros récords obtenidos por Su Majestad se encuentran haber estado la mayor cantidad de tiempo en la posición número uno del ranking mundial con 302 semanas y así superó a Pete Sampras, haber ganado la mayor cantidad de títulos Grand Slam con 17 en 25 finales por encima de Sampras y Rafael Nadal, quien ganó 14. Además, veintiocho países distintos lo vieron ganar en sus tierras y 274 tenistas de nacionalidades diferentes perdieron contra él.