El español Rafael Nadal parece imbatible sobre polvo de ladrillo, porque a los 27 años ganó su octavo Roland Garros al barrer a su compatriota David Ferrer por 6-3, 6-2, 6-3 en dos horas y 16 minutos. Además, porque desde 2005 solo perdió un encuentro en el Bois de Boulogne: en 2009 cuando cayó ante el sueco Robin Soderling.
Ferrer llegó, con 31 años, a su primera final de Grand Slam, pero no pudo coronarse ante el mejor jugador de la historia sobre canchas lentas: más de un 93% de efectividad, 42 títulos, 292 victorias y solo 22 derrotas sobre arcilla desde 2001. Simplemente, impresionante.

Este es el octavo Roland Garros de Rafael Nadal, quien llegó a 59 victorias en Francia y superó el récord que tenían Roger Federer y Guillermo Vilas en el Parque de los Príncipes, con 58 triunfos para el suizo y 57 para el marplatense campeón en la edición de 1977. Con su octava conquista en Francia, Nadal pasó en cantidad de títulos en un mismo Grand Slam al jugador de Basilea y al estadounidense Pete Sampras, ambos con siete trofeos en Wimbledon.
Se dio algo curioso, porque el ranking mundial que publicó el lunes la ATP muestra a Nadal en el quinto puesto y Ferrer en la cuarta posición, a pesar de haber perdido la final del abierto francés. El ranking se determina al comparar esta misma semana de junio de 2013 con la misma semana de junio de 2012, por eso defienden puntos, los mantienen, restan o superan.
El jugador de Manacor es el primer clasificado a la Copa Masters de Londres, que reúne a los mejores ocho tenistas de la temporada. Rafa estuvo siete meses afuera del circuito por una lesión en una de sus rodillas, pero llegó a la final en los nueve torneos y ganó siete. Será el quinto jugador del planeta, pero el Mosquetero de París es imbatible en Roland Garros, el patio trasero de su casa, y ahora quiere volver a ser el número uno del mundo. El próximo objetivo arrancará el 24 de junio, cuando empiece Wimbledon, el torneo más importante de la historia.