El boom de la cultura «selfie», los dispositivos «para vestir» (wearable) y los drones dan el siguiente paso tecnológico y lo hacen, literalmente, de la mano. Christoph Kohstall junto a Jelen Jovanovic y Michael Niedermayer, investigadores de Física en la Universidad de Stanford, desarrollaron un aparatito que combina todo esto. Se trata de Nexie, una pulsera con cámara para filmar y fotografiarse con mayor distancia para captar el entorno y la situación en la que uno se encuentre.
Esta novedad es una de las finalistas del concurso internacional Intel Make It Wearable que culmina en el mes de noviembre y entrega al ganador 500.000 dólares. Por este motivo, el producto final aún no está terminado, aunque ya fue testeado.
Nexie, el drone pulsera, se conecta con el smartphone, puede realizar un seguimiento al propietario y así filmarlo en su actividad o retratarlo con un plano más abierto.