En una noche épica en el mítico Estadio Maracaná en Río de Janeiro, Argentina derrotó a Brasil en la final de la Copa América por 1-0 con gol de Ángel Di María. Así, el seleccionado mayor finaliza con una sequía de títulos cuando alcanzó esta misma competencia en 1993.

En los primeros minutos de juego, ambos seleccionados se repartían la tenencia de pelota, no presionaban demasiado y se notaban imprecisos, aunque Argentina parecía sentirse más incómoda ante cada iniciativa local. De todas formas, a los 22 minutos Rodrigo De Paul asistió desde detrás de mitad de cancha a Ángel Di María, quien aprovechó la falla defensiva de Renan Lodi para acomodarse y tocar suave con el pie izquierdo por sobre el cuerpo de Ederson y poner el 1-0 parcial.

Inmediatamente después de la apertura del marcador, los nervios iniciales que parecían invadir a los dirigidos por Lionel Scaloni «pasaron» al equipo comandado por Tite, que no tenía formas de penetrar y acercarse al área de Emiliano Martínez, pese a algún intento. A los 33′ un contragolpe argentino pudo haber finalizado en gol, pero el disparo de Lionel Messi, salió desviado. La etapa inicial no ofreció más que lo antes descrito y, de esta manera, ambos combinados nacionales se fueron al descanso con objetivos diferentes: Brasil dar vuelta la historia y Argentina consolidar el juego y mantener la victoria.

En el comienzo del tiempo complementario, fue el anfitrión el que encendió alarmas, con un gol de Richarlison que inmediatamente fue anulado por posición adelantada del jugador más ofensivo de la «Canarinha». A los pocos minutos, nuevamente Richarlison se enfrentó a Martínez y el arquero contuvo el tiro furibundo.

Sin peligro en las áreas, el partido se decidía en el mediocampo, donde de un lado y otro apelaban a las faltas para cortar el juego, lo que desencadenó en múltiples amonestaciones y un encuentro tan deslucido como ríspido. El único jugador brasilero que trataba de marcar el rumbo era Neymar, pero era permanentemente interrumpido con infracciones. Por el lado argentino, De Paul era clave para «bajar un cambio» y ser el nexo entre la defensa y el ataque. También hubo buenas participaciones de Di María, pero en general resolvía con arrestos individuales sin consecuencias.

Cuando el match llegaba al tiempo cumplido, Emiliano Martínez se lució con un desvío bajo el arco que bien pudo ser la igualdad de Gabriel Barbosa. Enfrente, una asistencia perfecta de De Paul (a esta altura la figura de la noche) dejó solo a Messi frente a Ederson, pero se cayó y no pudo capitalizar una oportunidad única. El propio De Paul tuvo su chance, pero tampoco supo definirlo.

Así y todo, sin resto físico y con mucha personalidad y temple, además de buen fútbol, Argentina se coronó campeón de la Copa América en Brasil y ante el anfitrión del certamen. Sin lugar a dudas, el seleccionado que capitanea Messi fue el mejor de esta edición, en la que supo vencer con y sin tenencia de pelota. Se rompió esa racha de 28 años sin ganar esta competencia. Además, iguala a Uruguay como el país con más títulos, con 15.

Formaciones e incidencias

Brasil: Ederson; Renan Lodi, Thiago Silva, Marquinhos, Danilo; Fred, Casemiro, Lucas Paquetá, Everton, Neymar; Richarlison. Director técnico: Tite.

Argentina: Emiliano Martínez; Gonzalo Montiel, Cristian Romero, Nicolás Otamendi, Marcos Acuña; Rodrigo De Paul, Leandro Paredes, Giovani Lo Celso, Lionel Messi, Ángel Di María; Lautaro Martínez. Entrenador: Lionel Scaloni.

Gol: 22′ Ángel Di María (Argentina).

Amonestados: 3′ Fred (Brasil), 33′ Leandro Paredes (Argentina), 51′ Giovani Lo Celso (Argentina), 67′ Rodrigo De Paul (Argentina), 70′ Renan Lodi (Brasil), 72′ Lucas Paquetá (Brasil), 81′ Nicolás Otamendi (Argentina), 85′ Marquinhos (Brasil), 89′ Gonzalo Montiel (Argentina).

Cambios: 45′ Roberto Firmino por Fred (Brasil), 54′ Guido Rodríguez por Leandro Paredes (Argentina), 63′ Nicolás Tagliafico por Giovani Lo Celso (Argentina), 63′ Vinicius Junior por Everton (Brasil), 76 Gabriel Barbosa por Lucas Paquetá (Brasil), 76′ Emerson por Renan Lodi (Brasil), 79′ Germán Pezzella por Cristian Romero (Argentina), 79′ Exequiel Palacios por Ángel Di María (Argentina), 79′ Nicolás González por Lautaro Martínez (Argentina).

Árbitro: Estean Ostojich (Uruguay). Estadio: Maracaná, Río de Janeiro.