El 7 de julio una de las peores noticias en el ámbito futbolístico internacional llegó: Alfredo Di Stéfano falleció a los 88 años en Madrid tras luchar con contados problemas de salud.
El argentino, nacionalizado español e ícono mundial del fútbol, ídolo de River Plate y del Real Madrid, había sufrido el sábado por la mañana un paro cardíaco que lo tenía en un delicado estado. Su trayectoria comenzó en el equipo de Núñez allá por 1945, aunque fue transferido a Huracán donde fue figura y convirtió, en 27 partidos, 10 goles. Luego de jugar un año en el club de Parque Patricios volvió al conjunto que lo vio debutar y allí fue donde se mostró el poderío del delantero cañonero (como se los denominaba en ese momento), donde convirtió 53 goles en 70 encuentros.
Luego de conflictos dentro del fútbol local, Alfredo (entre otros tantos jugadores) emigró a Colombia, jugó en Millonarios y fue figura nuevamente porque cosechó 90 goles en 101 partidos. Sin embargo, la historia más grande escrita por la Saeta Rubia fue en el Real Madrid, club al que llegó en 1953 y donde jugó 403 partidos y… ¡solamente convirtió 307 tantos! Conquistó 5 veces la Copa de Europa, una Intercontinental y 8 Ligas de España. En 1957 y 1959 recibió, además, el premio Balón de Oro al mejor jugador de Europa, mientras que en 1958 llegó a ser el máximo goleador de la Liga de Campeones de la UEFA.
Aunque jugó para la selección argentina solo en 6 oportunidades, no pudo negarse a participar con la camiseta española, ya que se nacionalizó. Allí jugó 61 encuentros y fue hasta 1990 el máximo artillero de la selección española. Aunque hay un dato anecdótico, que es que con ninguna de las dos selecciones pudo disputar una Copa del Mundo.
En 1967 se retiró del futbol y decidió emprender su carrera como entrenador, así que dirigió entre otros a River, Boca Juniors y Real Madrid, aunque también lo hizo en 5 equipos más. Di Stéfano se consagró como el único técnico en sacar campeón a los dos más grandes de Argentina.
En 2000 las autoridades del Real Madrid, la institución que tantos goles y tantos títulos lo vio conquistar, lo nombró presidente honorario y la FIFA lo declaró junto con Diego Maradona, Pelé, Franz Beckenbauer y Johan Cruyff, uno de los 5 mejores jugadores del Siglo XX.
Alfredo Di Stéfano fue goleador, ícono, ídolo, argentino y español, y con 88 años lo despedimos pero solo físicamente, porque van a quedar para la posteridad sus lujos y sus logros. ¡Hasta siempre, campeón!.