Este martes 30 de septiembre se presentó ante la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el Presupuesto 2015 y, entre las principales novedades en materia económica para el próximo año, está contemplado un aumento de hasta el 30% para el impuesto al Barrido, Alumbrado y Limpieza (ABL) y una suba de hasta 50% para las patentes y, aunque no se confirman incrementos para los demás impuestos, si queda la puerta abierta para potenciales variaciones de tarifas al establecer futuras revisiones si hay factores externos, como la inflación, que afecten la economía local.
Con un gasto e inversión total de 85.098 millones de pesos (21,7% mayor al actual), desde el Ministerio de Hacienda comunicaron que establecieron una inflación del 28% y un tipo de cambio al dólar de 12,5 pesos para diseñar el presupuesto del año próximo. Para conocer con mayor detalle el destino de los fondos estimados, vale destacar que el 60% (poco más de 50.000 millones de pesos) se destinarán a los servicios sociales y un 16% (13.000 millones) irá directamente a trabajos de infraestructura. Para ser más preciso, a la construcción de más terminales del Metrobús y «la extensión y renovación de la flota» de subtes de las líneas B, D y H. Además, se construirán nuevas bicisendas, que requirieron anteriormente cifras astronómicas y sospechosamente nunca fue investigado por la Justicia.
Otros destinos serán las obras para tratamientos de residuos por casi 1.000 millones, 780 millones para urbanización y viviendas (¿finalmente contemplarán a las villas?), 1.157 millones para obras y mantenimiento en las escuelas y casi 900 millones para el ámbito edilicio en Salud.
Finalmente, la Coparticipación Federal de Impuestos indica que la Ciudad de Buenos Aires recibirá del Gobierno Nacional aproximadamente 7.600 millones de pesos, casi un 22% mayor al actual.