Con el inicio oficial de la temporada de fútbol en nuestro país también comenzó a regir la ley contra la reventa de entradas, norma sancionada a finales del año pasado por la Legislatura Porteña e impulsada por la Asociación del Fútbol Argentino.
Esta iniciativa comprende una modificación del Código Contravencional de la Ciudad de Buenos Aires y formaliza las sanciones, que van desde 2.000 hasta 100.000 pesos y de 2 a 60 días de arresto.
«Nosotros estamos haciendo nuestra parte, pero necesitamos que como hinchas nos comprometamos todos a sumarnos comprando solo entradas oficiales y denunciando la reventa», declaró Francisco Quintana, diputado proveniente del oficialismo local que apoyó la labor iniciada por Daniel Angelici, Miguel Calello, Rodolfo D’Onofrio, Matías Lammens y Alejandro Nadur, presidentes de los clubes Boca Juniors, Vélez Sarsfield, River Plate, San Lorenzo de Almagro y Huracán, respectivamente.
«Sabemos que nos enfrentamos a un problema difícil en el que los derechos de todos los que vienen a la Ciudad a ver un espectáculo se encuentran vulnerados. Nuestro compromiso es generar conciencia para que la gente no compre las entradas por vías no autorizadas y sancionar a quienes las venden o revenden», comunicaron los dirigentes ante la sanción de la ley.
Finalmente, vale recordar que la normativa se encuentra en total vigencia y ahora solo resta la labor de los ciudadanos: no comprar entradas a través de la reventa y denunciar los casos que se conozcan.