Reporte de la NBA

Se disputaron los ocho partidos de la primera fecha de los esperados playoffs de la temporada 2021 de la NBA. El primer encuentro de la serie suele ser el más importante, el que puede marcar una tendencia sin importar lo sucedido durante la temporada regular entre dos equipos. El sábado tuvo resultados previsibles, pero también dejó alguna sorpresa, mientras que el domingo fue la fecha más caliente con los encuentros disputados en el Madison Square Garden y en Utah para cerrar los juegos de la fecha 1.

Miami Heat 107 (0) – Milwaukee Bucks 109 (1)

Nuevamente se vuelven a ver las caras el Heat y los Bucks después de la gran serie que ganara Miami 4 a 2 en la temporada pasada, y que lo depositó en la final de la conferencia frente a Boston Celtics. La gran diferencia es que en esta serie el primer partido lo gana Milwaukee después de un empate agónico de Jimmy Butler, con una bandeja para Miami sobre la chicharra.

Más allá de los números de Giannis Antetokounmpo (26 puntos, 18 rebotes y 5 asistencias), el griego se mostró dubitativo en varios momentos del juego, en especial en los dos últimos libres que pudieron darle la victoria a su equipo sin pasar por la prórroga. Además, fue el protagonista de uno de los hechos más insólitos de los últimos tiempos: tras tomarse 10 segundos para ejecutar un tiro libre fue sancionado por demorar, un cobro que no se daba desde la época de Karl Malone. El gran héroe del partido fue Kris Middleton al anotar el game winner que le dio la victoria a su equipo. Por el lado de Miami, que falló muchos tiros (algunos de ellos por malas decisiones), el más destacado fue Goran Dragic con 25 puntos.

Dallas Mavericks 113 (1) – Los Angeles Clippers 103 (0)

Otros dos equipos que se vuelven a encontrar, en este caso en la misma instancia de playoffs. La postemporada demuestra que es otro tipo de torneo el que se disputa, a diferencia de la temporada regular. La presión es casi tangible, las decisiones finales las toman unos pocos y, finalmente, hay jugadores que están diseñados para jugar este tipo de partidos. Un ejemplo de todo eso es Luka Doncic, a pesar de tener solo una temporada de experiencia en la NBA, con tan solo 22 años no tiene miedo de cargarse el equipo para liderarlo. El hambre de gloria, el fuego y la pasión por la competencia potencian su juego. Así es que en el primer partido contra los Clippers terminó con 31 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias, además de 2 tapones. El gran acompañamiento de Tim Hardaway Jr. (21 puntos, 4 rebotes) y también de Dorian Finney-Smith (18 puntos, 5 rebotes y 2 asistencias) fueron fundamentales para la victoria. Por el contrario, el otro equipo de Los Angeles, más allá de que pasan los jugadores y los técnicos, aduce siempre problemas de orden psicológico en los enfrentamientos decisivos. A pesar de los excelentes números de Kawhi Leonard (26 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias) y de Paul George (23 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias), los Clippers se vieron superados en cada cuarto, por poco pero que, en la suma, arrojaron una diferencia suficiente para que Dallas ahora tenga una leve ventaja. La serie está más que abierta, por lo que la posibilidad de tener 7 juegos es más que probable.

Boston Celtics 93 (0) – Brooklyn Nets 104 (1)

Si bien la temporada de Brooklyn es la antítesis de la decepción que resultó ser la de Boston, hay chances de ver una serie pareja. Por un lado está la inestabilidad de los Nets en cuanto sus tres estrellas, las que pudieron disputar pocos partidos juntos a lo largo de la temporada por diferentes lesiones de cada uno y, por el otro, el potencial de Boston que tiene los mismos jugadores de la temporada anterior en la que alcanzaron la final de conferencia.

Por supuesto, la temporada regular demostró que los Celtics nunca encontraron su juego, al punto que debieron disputar el play-in para obtener un lugar en la postemporada. En este primer juego de la serie, Boston pudo mantener el ritmo de juego durante la primera mitad cuando ganaban 53 a 47. En los dos cuartos restantes apareció el poderío del trío Durant, Irving y Harden, entre los tres convirtieron 82 puntos de los 104 del equipo. Por el lado de Boston, el destacado fue Jason Tatum con 22 puntos, 3 rebotes y 5 asistencias, que lo mantiene en una buena racha después del gran encuentro ante Washington en el que marcó 50 puntos. No fue suficiente el trabajo del base Kemba Walker con 15 puntos ni el de Marcus Smart con 17 para superar la avanzada de un equipo, como lo es la versión de los Nets con el trío más temible de la liga.

Portland Trailblazers 123 (1) – Denver Nuggets 109 (0)

Otra de las series parejas de esta primera serie. Mientras Denver logró una temporada regular casi perfecta al obtener el tercer puesto en la conferencia más competitiva, Portland se potencia en la postemporada. Si hablamos de jugadores que entienden lo que es jugar en instancias importantes, ese es Demian Lillard, la figura absoluta de la noche de Colorado. El base que terminó con 34 puntos, 2 rebotes y 14 asistencias fue una verdadera pesadilla para Facundo Campazzo, que poco pudo hacer.

Portland es el equipo más ciclotímico de la liga, la estadística de ser el segundo más goleador de la liga pero el 29° de los más goleados es la que mejor ilustra los altibajos de la franquicia. El bosnio Jusuf Nurkic con 16 puntos, 12 rebotes y 5 asistencias y CJ McCollum con 21 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias también fueron importantes para un equipo de una noche contundente. Por el lado del local, los números de Nikola Jokic (34 puntos, 16 rebotes y 1 asistencia) no fueron suficientes para un equipo que se mostró inconsistente a lo largo de la noche. Campazzo jugó de titular en su debut en playoffs de la NBA y sus números finales arrojaron: 8 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias, 2 rebotes y 1 tapa. La serie, más allá de este «robo» de localía de Portland, está más que abierta.

Washington Wizards 118 (0) – Philadelphia 76ers 125 (1)

El primero y el último, esa distancia que podría definir una serie de antemano, es la que también debe marcar una cautela, ya que los números fríos pueden hacer olvidar el contexto. Desde el 1° de abril, Washington es de los equipos que más juegos ganó y que se muestra, así, en el más franco ascenso. Es por eso que una intersección entre un equipo que está en un gran momento (a pesar de la posición final) y otro que terminó primero pero con cierto relajo puede emparejar una serie. La primera mitad terminó a favor de Wizards por uno, tras un gran trabajo de Bradley Beal con 33 puntos, 10 rebotes y 6 asistencias al final del juego. La labor de Russell Westbrook fue fundamental en las asistencias (14) pero algo magra en el goleo (16 puntos). Los locales mostraron su poderío en la segunda mitad: Tobias Harris expuso su mejor producción en playoffs con 37 puntos, 6 rebotes y 2 asistencias. La gran figura de los Sixers, Joel Embiid, tuvo un gran partido en el ataque con 30 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias. Philadelphia logró lo más importante, que es llevarse la victoria en el primer juego, pero sabe que no debe descuidarse de un equipo que ya «ganó» al acceder a unos playoffs que no estaban en sus planes hace poco más de un mes.

Los Angeles Lakers 90 (0) – Phoenix Suns 99 (1)

Tras batallar en el play- in contra Golden State Warriors, el último campeón dice «presente» para enfrentar a uno de los equipos más exigentes y sorpresivos de la temporada regular: Phoenix Suns, que disputan playoffs por primera vez en una década. Es también la primera vez que se enfrentan en una serie mano a mano los amigos LeBron James y Chris Paul. El gran desafío para Phoenix era enfrentar a Lebron y Anthony Davis juntos.

Más allá de esa dupla temible que puede representar para cualquier rival, los Suns hicieron un juego similar al de gran parte de la temporada. Devin Booker, en sus primeros playoffs, terminó con 34 puntos, 7 rebotes y 8 asistencias. El pívot DeAndre Payton también fue de lo más destacado de la jornada con 21 puntos y 16 rebotes. Por el lado de los visitantes, LeBron hizo un partido aceptable con 18 puntos, 7 rebotes y 10 asistencias. La serie más allá de las distancias en la tabla, es pareja y lo que equipara a ambos equipos es el respeto que se le debe tener al último campeón, que encara un camino más que áspero para repetir el título de la temporada anterior.

New York Knicks 105 (0) – Atlanta Hawks 107 (1)

No por nada se dice que las estadísticas de la temporada regular, entre dos conjuntos, no puede compararse con los playoffs. En la serie entre Knicks y Hawks, los de New York se impusieron en esta temporada por 3 a 0, sin fisuras y siempre mostrando una clara superioridad ante los de Atlanta. Los playoffs son otra cosa, implica jugar contra la presión y más si hay atisbos de normalidad al tener 15.000 aficionados como si no hubiera pandemia. Así estuvo el Madison Square Garden, el templo deportivo por excelencia.

Por primera vez desde marzo de 2020, un estadio de la NBA tuvo tal cantidad de espectadores, si a esto le sumamos la expectativa por ver a los Knicks en playoffs desde 2013, la adrenalina se multiplica aún más. Desde el inicio, la presión pareció afectar al joven equipo de los Knicks, que no tuvieron a su estrella, Julius Randle, en una buena noche (más allá del doble-doble de 15 puntos y 12 rebotes) porque terminó con tan solo 26% de tiro de campo. La ayuda para mantener al local en partido llegó desde la banca con Derrick Rose (el único base posible que tiene el equipo) con 17 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias y Alec Burks con 27 puntos, 3 rebotes y 4 asistencias. Los visitantes tuvieron a un Trae Young intratable y molesto por algunos abucheos del público, algo que sería menor en la NBA de los 90′, por ejemplo. El joven jugó su primer partido de playoffs para terminar con 32 puntos, 7 rebotes y 10 asistencias. Es justo decir que mucho de esos puntos fueron por tiros libres de faltas dudosas cobradas en momentos cruciales del juego, lo cual no quita lo importante que es Young, el mejor tirador de libres de la liga. La serie entre Knicks y Hawks será de las más parejas de estos playoffs.

Memphis Grizzlies 112 (1) – Utah Jazz 109 (0)

La gran sorpresa de la fecha 1 es, sin dudas, la victoria de Memphis, el último equipo en llegar a los playoffs tras dos batallas en el play-in ante Spurs y Warriors, en ese orden. A pesar de tener muchos días de ventaja, en cuanto al descanso, Utah se mostró físicamente deficiente en algunos pasajes contra la agilidad de los jóvenes de Memphis, como Dillon Brooks (que volvió a ser figura con 31 puntos, 7 rebotes y 2 asistencias) y Ja Morant (26 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias). El lituano Jonas Valanciunas fue, nuevamente, importante en la faceta defensiva con 15 puntos y 12 rebotes. El local, el mejor equipo de la liga en cuanto a números, sufrió la falta de un organizador, a pesar del buen trabajo del base Mike Conley con 22 puntos, 6 rebotes y 11 asistencias. Desde la banca, el aporte de Jordan Clarkson (máximo favorito a “sexto hombre del año”) fue vital con 14 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias. La serie entre Jazz y Grizzlies que parecía, en los papeles, definida para los de Salt Lake City, acaba de abrir un interrogante.

Deja una respuesta