Milwaukee Bucks 115 (4) – Brooklyn Nets 111 (3)

La serie entre Bucks y Nets fue la más peleada de las últimas temporadas. No podía terminar de otra manera: séptimo juego y con un tiempo extra recargado de suspenso. En un Barclay’s Center repleto, la tensión se vivió desde el primer minuto. La primera mitad mostraba una tendencia favorable para el local con un Kevin Durant vestido de héroe para salvar a su equipo (otra vez). Los Nets, como en el partido anterior, se presentaban como un conjunto completamente desorganizado desde la salida de Kyrie Irving por lesión. Del otro lado surgió la sociedad entre Giannis y Middleton, que levantaron al equipo en el comienzo del tercer cuarto para pasar al frente por la mínima. El dato curioso de este juego es que solo un suplente de ambos equipos (Pat Connaughton de los Bucks) convirtió puntos. Por el lado de Brooklyn, solo utilizó a dos de sus reservas, mientras que los visitantes pusieron en juego a tres. Durant, como en el partido anterior, estuvo dentro de la cancha la totalidad de los minutos, que aquí fueron 53.

Si nombramos al 7 de los Nets, hay que señalar que convirtió el doble del empate para enviar a su equipo al over time. En una primera instancia, los árbitros habían contado el disparo como un triple, pero en una revisión se advirtió que KD había pisado línea justo en el momento de lanzar el tiro. ¿James Harden? Se recibió de “no líder”. El ex Houston, que arribó a este equipo de estrellas en el medio de la temporada, demostró una vez más que no tiene la «pasta» para definir encuentros decisivos de win or go home (“gana o vete a casa”). Mucho podrá atribuírsele a Kevin Durant como un jugador sin carisma, parco y poco demostrativo pero, sin embargo, el compromiso expuesto en carne viva para llevar a los Nets a una final de conferencia no puede ponerse en duda. Como en la noche anterior, convirtió 48 puntos en 48 minutos y fue la figura de la cancha a pesar de la derrota. Por el lado de Milwaukee, los nombrados Giannis Antetokounmpo y Kris Middleton fueron la clave para la victoria, no solo de este juego sino de la serie completa. El primero terminó con 23 puntos, 10 rebotes, 6 asistencias, mientras que el escolta arrojó 23 puntos, 10 rebotes y 6 asistencias para su marca personal.

Ahora los Bucks esperan al ganador de otra serie caliente: Philadelphia 76ers o Atlanta Hawks.

Utah Jazz 119 (2) – Los Angeles Clippers 131 (4)

Si tuviéramos que titular este segmento sería “El destape de los Clippers”. El conjunto menos popular de Los Angeles dio vuelta la serie frente al «cuco» de la temporada: Utah Jazz. En una escalada impensada tras los dos primeros partidos, los de Tyron Lue arrasaron a los de Salt Lake City ganándoles cuatro partidos seguidos.

El sexto juego comenzó de la mejor manera para Utah, particularmente en el segundo cuarto, cuando se impusieron 39 a 19 en ese parcial. La primera mitad terminó 72 a 50 para los visitantes, lo que probablemente parecía anunciar un séptimo juego. Pocos tenían en mente a un joven sin muchos minutos, ni siquiera su propio equipo pero sí su entrenador. El héroe de la noche (y de la serie) fue Terance Mann, quien solo promediaba 7 puntos por juego durante la temporada. La lluvia de triples del 14 fue demasiado para los Jazz: 7 de 10 para terminar con un 71% de tiros de campo, lo que arrojó un número final de 39 puntos en casi 36 minutos de juego. Nombramos a su entrenador en un par de oportunidades, y sí, Tyron Lue es el gran responsable de que Los Angeles Clippers jueguen por primera vez finales de conferencia, en sus 50 años como franquicia, podríamos decir “alternativa” en especial para los fans cuando Lakers no alcanza las instancias finales de playoffs.

Ex de Lakers, precisamente, Lue demostró tener la muñeca para realizar cambios precisos y arriesgados, lo que por el contrario no supo hacer Quin Snyder, al que parece haberle quedado muy grande el saco de candidato para ganar el anillo. Sin Kawhi Leonard, por el momento sin fecha de retorno, Paul George tuvo que calzarse el uniforme de liderazgo en los dos últimos juegos. En el último partido terminó con 28 puntos, 9 rebotes y 7 asistencias para ser el arma fundamental, junto al desempeño de Mann, que logró la remontada furiosa en la segunda mitad con 82 puntos para los Clippers y relegar al rival, que apenas convirtió 47 puntos, un puñado más de puntos de los que marcó en el segundo cuarto.

Ahora, Los Angeles Clippers y Phoenix Suns se batirán a duelo para ver cuál de los dos equipos irá a la final de la temporada por un primer anillo para las franquicias.