Con motivo de la campaña #OctubreRosa para prevenir y concienciar sobre el cáncer de mama, conversamos en el Noticero con el doctor Roberto Billinghurst, miembro de la Sociedad Argentina de Mastología (SAMAS), acerca de los cuidados, mitos y difusión de una problemática que afecta cada año a miles de mujeres argentinas.

El especialista expresa que «hacemos hincapié en que las pacientes consulten, no solo este mes sino una vez al año mínimamente, porque es el cáncer más diagnosticado en la mujer a nivel país, arriba de 22.000 casos por año, pero no es el de mayor mortalidad. Está en el tercer lugar. Esto significa que hay que ser optimista cuando uno diagnostica esto precozmente, porque en estadíos tempranos la tasa de curación es de 90%. Si se controla anualmente, cuando uno diagnostica siempre está en términos generales en estadíos precoces con una alta tasa de curación. Debemos promover que sin límites de edad y desde la adolescencia deben controlarse, lo cual no significa que en la adolescencia o a los 25 años hay que hacerse mamografías. Simplemente hay que controlarse. A partir de los 35 años se hace una mamografía de base, no necesariamente repetirla, y después de los 40 años debería hacerse una ecografía y mamografía en forma anual además del examen anual por el médico de cabecera y por lo menos una vez al mes auto hacerse un examen mamario».

Asimismo, Billinghurst asegura que «las pacientes muy jóvenes tienen una tasa de incidencia muy baja. En general, debajo de los 40 años los diagnósticos del cáncer de mama son el 10% de todos los cánceres. Esto no significa que no haya, pero las pacientes sí deben hacerse el examen mamario».

Por otra parte, el médico advierte que «gracias a la tecnología hoy se diagnostica precozmente», y «las pacientes deben auto examinarse porque conocen sus mamas. La capacidad de diagnóstico no es la misma, pero peor es no hacerlo».

Audio completo de la nota

Deja una respuesta