El partido se jugó en homenaje al Papa Francisco, pero de amistoso tuvo muy poco. La Selección tenía que rendir examen porque le faltaba Lionel Messi, el mejor jugador del mundo, pero cumplió con los aportes de Rodrigo Palacio y Gonzalo Higuaín en la presión a los defensores italianos y con contragolpes que podrían haber hecho que la diferencia fuera mayor, pero el arquero Federico Marchetti, quien reemplazó a Gianluigi Buffon, sacó tres pelotas de gol.
Foto: AFP.La presión de Palacio e Higuaín llevó a una mala salida desde el fondo de Daniele De Rossi, Erik Lamela cortó y asistió con un pase en diagonal al «Pipita» quien, después de un amague, definió con un derechazo al lado de un palo para vencer a Gianluigi Buffon cuando iban 19 minutos de partido. La defensa estaba bien parada ante los avances de Italia, aunque los avances llegaron por el costado izquierdo donde estaba José Basanta, sobre todo con centros que complicaban a los centrales argentinos.
El local quería volver a complicar por un costado a la Argentina, pero el capitán Javier Mascherano cortó, salió rápido y Rodrigo Palacio y Gonzalo Higuaín salieron de contra para ver a Ángel Di María por la izquierda. Erik Lamela estaba solo, pero el jugador del Real Madrid optó por el buscapié y el delantero del Inter se perdió un gol increíble abajo del arco.
Alejandro Sabella hizo cambios para el segundo tiempo, con la salida de Erik Lamela y el ingreso de Ever Banega, que marcó el segundo gol al comienzo del complemento. Higuaín demostró nuevamente por qué fue el mejor jugador de Argentina en la cancha: llevó la pelota, hizo la pausa y cedió la bola a un costado para la llegada del volante central, que remató y venció a Buffon.
El arquero italiano salió para que lo reemplace Federico Marchetti, clave para que Argentina no convierta más goles. Le sacó el tercer tanto a Palacio y a Higuaín en la misma jugada, con dos atajadas espectaculares sobre la línea. El descuento llegó por Lorenzo Insigne, quien aprovechó una pelota que perdió Lucas Biglia y le pegó desde afuera, con comba, para poner la bola a un ángulo del arco que defendía Mariano Andújar. Desde ese momento, Italia tuvo la pelota y fue por el empate, pero Argentina supo jugarle de contra. Sobre el final, Maxi Rodríguez tuvo el gol asegurado, pero Marchetti volvió a volar para sacar la pelota sobre la línea.

Argentina aprobó el examen, queda por mejorar, pero sabe que tiene a un jugador muy valioso como Gonzalo Higuaín, el 9 definitivo de este equipo; un punta peligroso, con presión, desborde y velocidad como Rodrigo Palacio; el manejo del mediocampo y la colaboración abajo de Javier Mascherano y los desbordes de Ángel Di María. A Lionel Messi se lo extrañó, pero Alejandro Sabella paró bien al equipo, que consiguió un importante triunfo en el estadio Olímpico de Roma, en un partido que de amistoso no tuvo nada. El técnico fue claro cuando terminó el encuentro: «Fue un equipo solidario, con carácter y fuerza de voluntad».
Resumen del triunfo

Gonzalo Higuaín, la figura: «Me gustó el equipo, jugamos bien»
El «Pipita» logró su gol número 21 con la camiseta de la selección argentina en 34 partidos, entre amistosos y encuentros oficiales. Convirtió, asistió y llevó la pelota con peligro en cada avance. Una de las polémicas del partido vino cuando se iba al área con un defensor italiano que lo bajó, pero el árbitro alemán no cobró penal. El atacante no jugará contra Ecuador ni Paraguay por la expulsión del 0 a 0 contra Colombia en el Monumental.