En Nueva Zelanda, Serbia se quedó por primera vez en su historia con el campeonato mundial juvenil y, de esta manera, le impidió a Brasil ganar su sexto título y alcanzar a la Argentina, el seleccionado con más logros en esta categoría.
El resultado fue de 2 a 1 para el equipo entrenado por Veljko Paunovic. En el tiempo reglamentario terminaron 1 a 1 y, a dos minutos que se termine el alargue y vayan a penales, Serbia selló la victoria. A los 70 minutos y tras un centro de Maskimovic al segundo palo, el balón encontró a Stanisa Mandic para poner en ventaja a Serbia, aunque la alegría le duraría poco, ya que dos minutos más tarde llegaría el empate de Brasil a través de Andreas Pereira, tras superar a varios rivales y definir con un gran remate para llevar el partido a jugar alargue y, en el caso de que no se saquen ventaja, ir a los penales. Cuando el partido parecía que se definía desde los 12 pasos, a los 117 minutos Nemanja Maksimovic marcó el segundo gol para su equipo y solo le quedaban 3 minutos a Brasil para empatarlo y llevarlo hasta la definición por penales, cosa que no pasó.
Uno de los datos curiosos de la campaña de Brasil fue que los chicos entrenados por Rogerio Micale llegaron a la final con una marca de 502 minutos con el arco invito.
Por otra parte, el encuentro por el tercer puesto se jugó un par de horas antes bajo una lluvia torrencial y lo ganó Mali, en tiempo adicional, ante Senegal por 3 a 1.