El Líbano nos tiene acostumbrados a noticias referidas a sus problemas con países vecinos o hechos del pasado relacionados a la guerra. También problemas de su economía, residuos y otros más. El Líbano es una nación conservadora que, de acuerdo donde se posicione en relación a sus religiones, verá la realidad de una u otra forma. El país de los cedros es uno atípico para lo que es el mundo árabe, porque se vive de otra manera y se lo puede tildar de “occidentalizado”, y así como el Líbano es diferente, los cambios harán de esa una gran nación.

En la historia del mundo de la música, diversos grupos relacionados a la política mundial son reconocidos como U2 o Roger Waters, quienes confesaron ser proteccionistas del medio ambiente, así como también defensores de los derechos humanos, muchas veces enfrentando a grandes poderes.

Y así, en un país tan conservador y religioso como el Líbano, surgió un grupo musical hace diez años en la Universidad Americana de Beirut (AUB), Mashrou Leila, que significa “proyecto de noche” en árabe. Se formó allá por 2008 en la etapa de conflictos que causó un centenar de muertos, a un año de la famosa Primavera Árabe de 2009.

Hace unos días, las tapas de los diarios en el país de los cedros hacían hincapié en la cancelación de la presentación de Mashrou Leila en el festival de Byblos a desarrollarse el 9 de octubre y, según las autoridades del festival, anunciaron que suspendieron su presentación para evitar un baño de sangre durante el evento.

El gobierno libanés y los principales clérigos religiosos advirtieron al vocalista de la banda sobre sus mensajes porque se los acusa de “socavar valores religiosos” y fomentar la homosexualidad en un país ultra conservador, pese a las pequeñas aperturas que comenzaron hace unos pocos años. El Líbano comenzó una transición de cambio hacia mejores resultados en cuanto a derechos hacia las mujeres, como lugares en la política y traspaso de ciudadanía por parte materna. Estos son algunos pequeños pero grandes cambios que se están gestando.

En el mundo árabe, Beirut es la única capital que se promulga a favor de la homosexualidad y única en celebrar el Día del Orgullo, algo tan poco usual en esa región. El Líbano está cambiando, es por esto que dirigentes políticos y religiosos se pondrán algo molestos, pero los cambios culturales son inevitables cuando el pueblo lo pide.

Cambios urgentes

El vocalista Hamed Sinno se convirtió en un símbolo gay del mundo árabe, defiende a homosexuales en tierras donde se condena a un año de prisión. Algunas leyes libanesas aún son de la época de la revolución y necesitan un cambio urgente.

Por su parte la, ONCE ONG libanesa presentó una queja ante el Fiscal General en Beirut para pedir medidas en contra de los que atacan al grupo Mashrou Leila y también seguridad para el grupo. “Es inadmisible que ocurran este tipo de hechos lamentables porque la banda tiene una trayectoria muy buena sobre los escenarios”, tal como comentaban desde la ONG. Es una banda que promueve la libre expresión, identificada con los jóvenes, denuncia los casos de acoso, jóvenes sin trabajo, derechos de las mujeres y la comunidad LGTBIQ.

Pese a que transitamos el año 2019, el mundo árabe sigue dando muestras de involuciones en materia de derechos humanos pero el Líbano, a pesar de este hecho, se muestra como una pequeña ventana que dará que hablar en décadas y será el primer país árabe en realizar los verdaderos cambios sociales y culturales. No se puede dejar pasar este tipo de discriminaciones, pero tampoco se deben opacar los avances que se gestan en dicha región y con el Líbano a la cabeza. Serán tiempos de una nueva revolución y no tardará mucho en materializarse.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.