Este viernes y desde la Residencia de Olivos, el presidente Alberto Fernández anunció la extensión de la cuarentena hasta el 16 de agosto. Junto a Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, jefe de Gobierno porteño y su par bonaerense, el mandatario comunicó que no habrá cambios en relación a la etapa en la que se encuentra el país ante la pandemia de coronavirus.

Con un mensaje enfocado en la responsabilidad individual y con la muestra de datos estadísticos que indican que las reaperturas graduales dispararon los casos positivos de COVID-19 en Argentina, Fernández expresó que «vamos a mantener las cosas como están hoy, pero entendamos los costos que tiene no ser responsables», en referencia a los encuentros sociales, que «favorecen la transmisión de la enfermedad». «En los últimos 15 días todos nos relajamos porque creíamos que estaba contenida y estamos muy lejos de eso», interpeló y se dirigió directamente a la juventud para alertar que es una «zonzera» correr estos riesgos.

Además, el Presidente alertó que «si no se hubiesen duplicado las camas de terapia intensiva, la provincia de Buenos Aires estaría estallada», en referencia al crecimiento de casos en la región. «Detesto decirles esto y quiero que todos podamos ir a trabajar y salir de las casas, pero esto es lo que nos está pasando y es producto de la circulación», detalló. «No quiero que se muera más gente y para no contagiarnos lo que debemos hacer es cuidarnos».

Por otra parte, dio a conocer que el Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) y el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) van a extenderse en lo que resta del año, ante una «enfermedad que no es una más, no es una gripe más y se necesitan alrededor de 25 días para salir de la terapia intensiva». «Es una enfermedad que no sabemos cómo prevenir y tampoco cómo curarla», manifestó Fernández previamente a comunicar que «hasta el 16 de agosto vamos a mantener las cosas como están hoy, en los últimos días se nota que el virus está circulando más y se detectan una mayor cantidad de contagios y eso genera internaciones y lamentablemente fallecimientos».

«Los estoy convocando a cuidar nuestras vidas y a cuidar la vida de los otros, los estoy convocando a no contagiarnos y no contagiar, y a hacerlo por decisión propia», dijo en horas del mediodía Alberto Fernández antes de darle espacio a Rodríguez Larreta y Kicillof para detallar la situación de la Ciudad de Buenos Aires y la provincia, respectivamente.

Algunos números

En relación a los datos, el Presidente mostró la tasa de incidencia acumulada cada 100.000 habitantes al 30 de julio, en la que Argentina refleja 409 personas, frente a las 1.817 de Chile, 1.335 de Estados Unidos y 1.228 de Perú. Detrás de nuestro país solamente se ubican Paraguay (con 67 casos cada cien mil habitantes) y Uruguay (35).

Asimismo, la tasa de mortalidad cada un millón de habitantes la lidera Perú con 577 personas, seguida por Chile (482), Estados Unidos (455) y Brasil (418). De la misma forma que en la estadística anterior, Argentina ocupa los últimos puestos con 76 y cierran Uruguay con 10 y Paraguay con 6.

En cuanto a estas cifras a nivel nacional, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) encabeza ambas listas con 1.904 y 391, respectivamente. Luego se coloca el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) con 982 y 178, Gran Buenos Aires (GBA) con 774 y 130, y la provincia de Buenos Aires con 631 casos cada 100.000 habitantes en la tasa de incidencia acumulada pero la provincia del Chaco en la tasa de mortalidad, con 116 personas fallecidas cada millón de habitantes.

Finalmente, Fernández reflejó cómo crecieron los positivos por coronavirus en la última etapa establecida en Santa Fe (un pico de aproximadamente 50 casos ante los actuales más de 200), Córdoba (casi 50 contra más de 500) y Mendoza (cerca de 25 frente a casi 300), que fue denominada como de Distanciamiento Social Preventivo Obligatorio (DISPO).