Las primarias quedaron atrás y ya tenemos los candidatos que competirán en octubre para renovar las cámaras de senadores y diputados a nivel nacional y, en algunos casos, habrá también modificaciones en legislaturas provinciales.

Foto: Télam
Foto: Télam
Son varios los análisis que se pueden hacer, todo depende de en qué aspecto se haga foco. A nivel nacional, el Frente para la Victoria (FPV) queda posicionado como primera fuerza, seguido de la Unión Cívica Radical (UCR). No es algo para pasar de lado, tras 10 años de gobierno.
Sin embargo, no es menor señalar que no todas las agrupaciones estaban representadas en la totalidad de las provincias y, en especial, que eran elecciones primarias de carácter legislativo. En ese sentido, si bien el Frente para la Victoria obtuvo un poco más de 5 millones de votos en todo el país y el siguiente partido, el Frente Renovador, alcanzó los 3 millones, la totalidad de los sufragios de este último fueron de la provincia de Buenos Aires, donde llevaba al tope de la lista de precandidatos a Sergio Massa.
El análisis debería centrarse en cada distrito en forma individual ya que, en muchos casos, se ponían en juego los liderazgos o administraciones provinciales. Por ejemplo, podemos mencionar los casos de Chaco, Entre Ríos, Santa Fe, Tucumán y Ciudad de Buenos Aires.
Foto: Télam
Foto: Télam
En la Capital Federal, a nivel global, la alianza UNEN quedó primera, aunque el PRO superó las cuatro listas internas de UNEN tomadas en forma individual. Y este es el objetivo de las PASO, dirimir las cuestiones internas. Ahora la lista de UNEN, y de las demás agrupaciones que hicieron internas y superaron el piso necesario, ofrecerán una única opción a la ciudadanía. Ahora hay que esperar si esos votos que obtuvieron los atrae la lista única que quedará conformada. El mismo caso corre para Compromiso Federal de los Rodríguez Saá. El resto de las opciones que habrá será una repetición porque el otro partido que hacía internas (El Movimiento) no llegó el 1,5 por ciento del padrón porteño. Listas únicas que estarán en octubre en la ciudad son Frente para la Victoria, PRO, Camino Popular, Frente de Izquierda y Autodeterminación y Libertad. Afuera quedaron Nueva Izquierda, Movimiento al Socialismo, Movimiento Unidad del Trabajo y Producción, Partido Fe y el Partido Federal de Gerónimo “Momo” Venegas.
En el distrito más poblado, la provincia de Buenos Aires, quedó primero el Frente Renovador de Massa con una distancia de 6 puntos sobre el Frente para la Victoria con Martín Insaurralde. El tercer lugar fue para el Frente Progresista Cívico y Social (Margarita Stolbizer), seguido muy de cerca por Unidos por la Libertad y el Trabajo (Francisco De Narváez). El Frente de Izquierda y los Trabajadores y Unión con Fe completan la grilla que se presentará en octubre.
Foto: contintanorte.com.ar
Foto: contintanorte.com.ar
Las siguientes provincias siguen en importancia por población: Santa Fe y Córdoba. Ambas ponían en juego los liderazgos locales del socialismo y Unión por Córdoba. En Santa Fe se impuso claramente el Frente Progresista de Hermes Binner sobre Unión PRO, lo que dejó en tercer lugar el Frente para la Victoria. En la provincia mediterránea, Juan Schiaretti refrendó el poder de De la Sota y se impuso con Unión por Córdoba por encima de la UCR y de Unión PRO.
Dos resultados que estaban en los cálculos de pocos fueron los de San Juan y Santa Cruz. En la provincia cuyana se impuso el Compromiso Federal. La competencia interna del partido de Rodríguez Saá sacó en conjunto casi seis puntos más que el Frente para la Victoria. El otro fue el de Santa Cruz con la victoria de la UCR. En la provincia originaria del kirchnerismo, el Frente para la Victoria quedó apenas por encima de la interna del justicialismo del gobernador Peralta, peleado con el gobierno nacional.
Mendoza también fue propicia para el radicalismo con la figura de Julio Cobos. El exvicepresidente de Cristina Fernández de Kirchner le sacó 18 puntos de ventaja al Frente para la Victoria.
El camino a octubre
UNENRepasados los distritos más importantes (políticamente) y algunas de las sorpresas, aclaremos algunos puntos. Como ya se mencionó, estas victorias son relativas porque solo dan la chance de participar en octubre. Por supuesto que para algunos partidos no es un detalle poder tener candidatos en las generales. Ahora queda por ver la confluencia en propuestas de las diferentes listas en los partidos donde hubo que dirimir esta cuestión y, más importante aún, ver si las matemáticas funcionan. ¿Todas las listas de UNEN, de Compromiso Federal, por ejemplo, se sumarán y harán que el resultado sea parecido en octubre? De ser así, las PASO serían simplemente un ensayo. Queda en manos de los candidatos que esto ocurra o no. Y otra situación a tener en cuenta ocurre en aquellas provincias donde el mejor posicionado en estas primarias obtuvo una diferencia muy pequeña, que llega apenas a dos puntos. Si se produjera algún cambio, esto modificaría no solo los números de cargos de cada partido sino también podría llegar a modificar la relación de fuerzas a nivel nacional.
En ese sentido, la distribución de fuerzas en las cámaras es solamente una especulación basada en números provisorios, ya que hasta octubre no se sabrá cuáles serán los porcentajes. Y hacia eso van a apuntar los partidos: a mejorar su elección o al menos mantener los números si ya les fueron positivos.
Curiosidades de la elección
Troquel sin firmar
Troquel sin firmar
Más allá de los conocidos casos de Insaurralde que se olvidó el DNI, el saludo fallido de Mauricio Macri y el hombre que se masturbó en el cuarto oscuro, hubo otras curiosidades en algunas mesas. Una en Belgrano: tenían un solo padrón que se lo pasaban los diferentes fiscales. ¿Habrán llegado algunos más después? En City Bell, ante el reclamo por falta de boletas, el presidente de mesa preguntó cuáles faltaban porque no las conocía a todas. ¿Le habrán dicho que si nombra un partido es voto cantado? Y otra prueba más para electores y presidentes de mesa fueron los troqueles que reemplazan el sello como constancia de voto. Tenían que firmarlos los presidentes de mesa, pero no fue el caso en una de Bella Vista.
Las PASO requieren aprendizaje para cumplir mejor su función. Y los ciudadanos, presidentes de mesa y fiscales, parece que también.

Deja una respuesta