El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, decidió desdoblar el Ministerio de Justicia y Seguridad en dos carteras: Justicia y Seguridad. Mientras que en la segunda continuará el actual ministro del área, Ricardo Casal,para el nuevo ministerio el elegido es Alejandro Granados, el intendente de Ezeiza desde 1995.
granadosEsta separación ministerial no es nueva en la provincia, ya que el mismo Scioli lo había hecho en 2007 y volvió a unificarlas en 2010. Si las matemáticas vuelven a ser exactas, ¿tendremos que esperar una nueva unión en 2016?.
La decisión se tomó, según el mandatario provincial, para readecuar “en función de las necesidades operativas, la organización y administración de Justicia y Seguridad”, por lo cual  decidió separarlo en dos ministerios.
Ahora la legislatura bonaerense tiene en sus manos la tarea de aprobar la reforma de la ley de ministerios provincial que implica este desdoblamiento para que Casal vuelva a ser titular solamente de Justicia, y Granados asuma como ministro de Seguridad. La experiencia de Granados, señaló el gobernador en temas como las patrullas municipales en su distrito, fue uno de los aspectos que influyeron en su elección. Además, tuvo en cuenta “su experiencia y para que complementen el trabajo” con Casal, expresó Scioli.
En ese sentido, y en medio de un reconocimiento por parte del secretario de Seguridad, Sergio Berni, de la existencia “de un problema de inseguridad en la provincia” que requiere “respuestas”, el nombramiento de Granados puede ayudar a dar una solución, ya que ha sido uno de los primeros en aportar fondos municipales para crear patrullas vecinales y un centro de monitoreo y seguimiento satelital, iniciativa que se ha replicado en otros partidos. También cabe mencionar que Ezeiza es uno de los distritos del Conurbano con un buen índice de seguridad.
Ricardo_CasalRespecto de Casal, el gobernador le agradeció su “vocación de servicio” a la vez que reclamó a ambos ministros “la mayor colaboración y acompañamiento, y estar más unidos que nunca para combatir el flagelo de la inseguridad. Tenemos la responsabilidad, desde los tres poderes del Estado, de articular por la Seguridad. Casal es un hombre muy respetado en el Poder Judicial por lo que, trabajando con los fiscales y los jueces, va a lograr los avances que necesitamos en estos momentos”, manifestó Scioli.
Casal, de esta forma, vuelve a quedar a cargo solamente del área de Justicia tal como lo hizo desde 2007 cuando asumió y hasta el 2010, año en el que Scioli unificó ese ministerio con el de Seguridad, del que estaba a cargo Carlos Stornelli. Está previsto que el parlamento provincial trate el proyecto de desdoblamiento en no más allá de dos semanas.
Casal remarcó que Scioli le pidió que apunte sus esfuerzos a “la puesta en marcha de reformas estructurales, como juicio por jurados que lleva 157 años de demora, que este gobernador promovió y cuya ley está a punto de ser sancionada”. Asimismo, también impulsar la creación de la Policía Judicial que ha sido “demandada históricamente” y en “todos los órganos” que hagan falta “para que la Justicia esté cerca de la gente, a la vuelta de la casa de cada vecino en toda la provincia de Buenos Aires”.
En un marcado elogio a su sucesor en el área de seguridad, Casal señaló que Granados “va a hacer mucho ruido, pero va a ser un ruido o, mejor dicho, un sonido agradable para la sociedad” y destacó la tarea que el actual jefe comunal de Ezeiza en materia de seguridad ciudadana viene realizando. «Desde 2007 venimos viendo una gestión muy interesante y exitosa», expresó.
scioliAdemás, Casal aseguró que Scioli ha asumido su “representación popular con una estrategia muy clara, haciendo ruido con ritmo, no desacompasado ni molesto, y golpeando donde hay que golpear, por ejemplo en la droga. El Gobernador hace los cambios que tiene que hacer, y siempre son propositivos, destinados a estar más cerca de las necesidades de los ciudadanos”.
En el congreso bonaerense se da por descontado que se aprobará esa modificación de la ley de ministerios provincial, más allá de la disputa entre los legisladores del oficialismo y de quienes responden al intendente de Tigre, Sergio Massa. Algunos de últimos manifestaron su conformidad con la iniciativa. Una postura diferente de la de la semana pasada cuando las peleas impidieron que se sancionara la Ley de Juicio por Jurados.
El futuro ministro
Alejandro Granados es intendente de Ezeiza desde 1995 y ha mantenido ese cargo a lo largo de las administraciones justicialistas de Menem, Duhalde, la Alianza de Fernando de la Rúa y el kirchnerismo.
Cuando supo de su designación, Granados prometió trabajar “codo a codo” con los intendentes y señaló que la provincia “necesita la policía en la calle”.
Alejandro-Granados“Trataremos de poner a la policía en estado de alerta y movilización, como se dice en lo gremial” y expresó que su idea es trasladar su experiencia como jefe comunal al resto de la provincia. Afirmó que en su distrito “tiene los índices más bajos del Conurbano” en lo que hace a hechos delictivos y precisó que “a nosotros nos robaban 50 autos por mes, lo bajamos a 15, luego a cinco y algunas veces hemos tenido cero».
Granados consideró que “la inseguridad no es de ningún partido político ni hace ninguna elección de clase social” y que “es importantísima la presencia de la Gendarmería” en el Conurbano. La intención del futuro ministro es «trabajar fuertemente en la prevención: vamos a poner miles y miles y miles de cámaras. A mí no me gusta que la cámara te relate lo que pasó, quiero evitar que el hecho pase y que las cámaras sirvan para ver cada cuánto pasa el patrullero”.
Granados dijo que “lo que hay que hacer es que los que están fuera de la ley hay que pasárselos a la Justicia y que haga lo que tiene que hacer y ponerlos donde los tienen que poner”. Además, remarcó la necesidad de que haya mayor cantidad de efectivos policiales en las calles. “Son 58 mil hombres insuficientes, porque por el tamaño de la Provincia y los habitantes deberían ser 100.000 los policías, por lo menos, pero vamos trabajando en eso”, afirmó.

Deja una respuesta