«Le he pedido tanto a Dios, que al final oyó mi voz, por la noche a más tardar, yendo juntos a la par”. Quién no se enamoró con esta canción que ya forma parte del cancionero popular argentino. Conversamos con Julio César Rutigliano, su autor, más conocido como Yulie Ruth, uno de los máximos representantes de la música country de nuestro país.

Al introducirnos en su carrera y su historia, vale recordar que Yulie es cantante y fue bajista del legendario Pappo durante 15 años. La canción “Juntos a la Par”, nos cuenta su autor, «la escribí en el año 1987 y la guardé en un cuaderno, la escribí en el altillo de mi casa, fue la primera que compuse solo y lo hice como una especie de pensamiento en voz alta, anhelando un cambio de vida, poder encontrar una mujer con quien compartir mi mundo y yo poder compartir el mundo de ella. Lo veía como algo lejano, pero muchos años después se cumplió y formé una familia con mi esposa y mi hija Azul”, expresa emocionado Yulie, que afirma que “tarde o temprano llega”.

En relación a su nombre artístico y la «convivencia» con su Documento Nacional de Identidad (DNI), Yulie bromea y comenta: “Convivo con los dos las 24 horas, tanto Yulie como Julio César son felices con bien poco: ver felices a los demás, uno se llena ahí plenamente”, menciona el cantante de Bernal, que narra que «a finales de los 70′, cuando tenía 13 o 14 años, en los pasa cassettes grandes y rodeado de vinilos fui encontrando la música ideal, para lo que iba a ser luego mi vocación. Creo que ahí fue la punta del iceberg, haber escuchado las series de esa época», reflexiona y nos cuenta que dentro de la música country se encuentra el western swing: “Es un subgénero de la música country, es una música muy antigua, sería como lo que escuchaban acá nuestros abuelos como el charleston, es música muy alegre de grandes salones con grandes bandas. Este es uno de los motores que me lleva a sentirme en la zona de confort, estudié mucho este género y me gusta llegar a la gente grande, que la veo muy sola y con falta de música, por ahí va el mensaje mío de entretener y también de reflexión”.

Además, “es como si te gusta el latín: ¿dónde lo vas a practicar? Era así con la música country, porque nadie la hacía”, refiere Yulie, ya que durante muchos años no pudo dedicarse a su pasión por este género. Asimismo, menciona que “durante muchos años lo fui haciendo para mí, paralelamente a mi carrera musical con la que toqué varios años heavy metal, blues, rock. Ya en el año 2000, que empezaba un nuevo siglo, me dije ‘quiero escribir mi propia canción’, metafóricamente hablando, quiero dejar mi huella, y así fue que fui juntando mis canciones viejas y compuse mi primer álbum conceptual, ‘el country vino para quedarse’, lo hice para mí y jamás pensé que iba a traer a otra gente”, se emociona el cantante.

A la hora de recordar su trabajo junto a Pappo, Yulie afirma que «fueron 15 años intensos desde el año 1990 hasta el 2005, cuando nos dejó. Con Pappo era un curso acelerado de cómo era subir a un escenario e improvisar, soportar grandes tipos de presiones, tocaba para el gran público, era un número uno. Yo desde chiquito lo iba a ver acá, y me acuerdo una vez en el Teatro Cervantes que vi el afiche todo vestido de cuero y le dije a mi papá ‘llévenme a ver este hombre todo tapizado’, era como un superhéroe”, sonríe Yulie al recordar esa anécdota, y menciona que «muchos años después, por esas vueltas de la vida, hizo que viniera a un concierto mío y quisiera llevarme a su banda”.

Finalmente, Yulie expresa que el público argentino recibe muy bien la música country: «Siento la aceptación porque soy genuino, soy musicalmente incorrecto y, desde ese lado, puedo atraer al público que nunca escuchó este género, ya que es medio virgen y también conocido por las series, es como yo digo, ‘tonadas de vaqueros con historias de Bernal’, por ahí va mi mensaje”, asegura al referirse a su próximo disco, del cual adelanta: «Estoy preparando mi décimo álbum, que tiene mucho western swing, con canciones muy rápidas, ya que quiero traer alegría, y se llamará ‘Más pasto para mi caballo’. Es como una ironía, si no te gusta algo, más pasto para mí», señala Yulie, que afirma que «antes de un buen pasar es preferible un buen quedar», frase que lo identifica.

Artículo elaborado especialmente para puntocero por Fernando Otondo.