Finalizó la primera fecha de la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA con el partido entre Brasil y Serbia, que integran el Grupo G. La «Verdeamarela» ganó 2-0 y pudo ser goleada, pero falló en la estocada final.

En los primeros minutos ambos se repartieron la tenencia del balón y los conducidos por Tite intentaban desbordar con velocidad, mientras los europeos presionaban la salida rival, aunque estaban imprecisos en la creación de juego.

Las primeras ocasiones de peligro llegaron con una avanzada de Vinicius Junior por derecha, que encaró hasta debajo del arco y provocó el cruce salvador de la defensa serbia. En ese mismo tiro de esquina que se generó, Neymar probó con un lanzamiento olímpico que desvió Vanja Milinkovic-Savic. Posteriormente intentó Casemiro con un tiro de media distancia que contuvo el arquero.

A los 27 minutos, y con Brasil lanzando de lleno en ataque, Vinicius recibió un pase filtrado y pudo ser la apertura del marcador si Milinkovic-Savic no hubiera estado atento para rechazar el esférico antes que defina el jugador. Instantes después, fue Raphinha el que se metió en zona de peligro para anotar, pero el disparo fue débil y a las manos de Milinkovic-Savic.

En el segundo tiempo, Vinicius era incontenible por la banda izquierda, pero Brasil seguía sin generar chances de gol concretas, más allá de las insinuaciones y la posesión del esférico. Alex Sandro disparó de media distancia a los 60 minutos y, otra vez, el palo negó el grito «Verdeamarelo».

Pero tanto va el cántaro a la fuente, que finalmente Richarlison estampó el 1-0 con un toque tras el rebote por el previo lanzamiento al arco de «Vini», la figura indiscutida del match hasta el momento. El propio delantero se encargó de ampliar la ventaja con un golazo a los 73′: levantó la pelota de espaldas al arco y giró para colocarla contra el palo más lejano del guardameta, testigo privilegiado de la definición.

Además, de Vinicius y Richarlison, otro «actor» relevante en el juego fue el poste, ya que Casemiro quiso plasmar la merecida goleada pero la redonda otra vez golpeó contra el poste. Un par de minutos más tarde, Fred remató y Milinkovic-Savic desvió con un manotazo. Hasta Rodrygo y Gabriel Martinelli llegaron a posiciones ofensivas, sin modificar el resultado.

De esta manera, Brasil debutó en esta edición del certamen con un triunfo 2-0 y buenas presentaciones colectivas. Por el lado de Serbia, cosechó dudas en cuanto al nivel de juego de cara a lo que vendrá.

Formaciones e incidencias

Brasil: Alisson; Danilo, Thiago Silva, Marquinhos, Alex Sandro; Casemiro, Lucas Paquetá, Raphinha, Vinicius Junior; Neymar, Richarlison. Director técnico: Tite.

Serbia: Vanja Milinkovic-Savic; Strahinja Pavlovic, Nikola Milenkovic, Milos Veljkovic, Nemanja Gudelj; Andrija Zivkovic, Sasa Lukic, Filip Mladenovic, Dusan Tadic; Aleksandar Mitrovic, Sergej Milinkovic-Savic. Entrenador: Dragan Stojkovic.

Goles: 62′ Richarlison (Brasil), 73′ Richarlison (Brasil).

Amonestados: 7′ Strahinja Pavlovic (Serbia), 49’Nemanja Gudelj (Serbia), 64′ Sasa Lukic (Serbia).

Cambios: 57′ Ivan Ilic por Nemanja Gudelj (Serbia), 57′ Nemanja Radonjic por Andrija Zivkovic (Serbia), 66′ Dusan Vlahovic por Sasa Lukic (Serbia), 66′ Darko Lazovic por Filip Mladenovic (Serbia), 75′ Fred por Lucas Paquetá (Brasil), 76′ Rodrygo por Vinicius Junior (Brasil), 79′ Gabriel Jesús por Richarlison (Brasil), 80′ Antony por Neymar (Brasil), 83′ Nemanja Maksimovic por Aleksandar Mitrovic (Serbia), 87′ Gabriel Martinelli por Raphinha (Brasil).

Árbitro: Alizera Faghani (República Islámica de Irán). Estadio: Lusail.

Deja una respuesta