Corría la prórroga, porque en los 90 minutos reglamentarios habían empatado 1 a 1, pero en el alargue pasó de todo. Gol de Inglaterra, gol de Alemania, 2 a 2 en un Wembley repleto ante la mirada de la Reina y no podía ocurrir un nuevo Maracanazo.

La polémica llegó a los 11 minutos del primer tiempo suplementario, cuando Geoff Hurst paró la pelota en el área, se dio media vuelta, remató, la bola dio abajo del travesaño, rebotó sobre la línea y salió. Uno no puede pretender tecnología como el Ojo de Águila del tenis a mediados de los 60, pero el juez de línea dio por válido el gol, sin dudar, pero en la repetición de la BBC se vio que la pelota no había cruzado la línea.

Los jugadores alemanes se querían comer al línea y fueron a reclamarle a toda la terna arbitral pero el juego siguió. En una escapada, Hurst fusiló al arquero teutón e Inglaterra le ganó 4 a 2 a Alemania para ganar su primera Copa Mundial y evitar una derrota que sería recordada por siempre.

Durante varios años este gol se mostró con una edición maliciosa, con una pelota que drásticamente cruzaba la línea, pero la prensa de España se encargó de mostrar la mano de la tecnología para hacer trampa. Lamentablemente, los videos que desenmascararon esa edición fueron levantados de las redes sociales.

La revancha para Alemania llegó en Sudáfrica 2010, cuando Frank Lampard le pegó desde afuera del área, la pelota pegó en el travesaño, había cruzado la línea, pero el asistente consideró que la bola no había cruzado totalmente la línea de gol. A partir de ese hecho, cuando fueron perjudicados, ellos mismos impulsaron el uso de la tecnología para determinar si la bola entra o no.

.cero estuvo en Inglaterra y fue testigo del recuerdo de aquella conquista, porque si tienen algo que respetan a rajatabla los ingleses es la historia y Bobby Moore tiene su estatua frente a la entrada principal del estadio de Wembley, donde venden también la camiseta conmemorativa de ese partido frente a Alemania. Tanto Moore como Hurst nacieron en los refugios del metro de Londres, el famoso Underground, por los bombardeos de la fuerza aérea Nazi (la Luftwaffe) sobre el territorio del Reino Unido.

La creación de las tarjetas vino por Rattín

Ese mundial será recordado por los argentinos por la expulsión de Antonio Rattín frente a Inglaterra, cuando quiso decirle al árbitro que él era el capitán. El referee entendió que se trataba de un corte de manga cuando el volante de Boca se estaba tocando el bíceps, interpretó que era una falta de respeto del 10 y lo expulsó, en un fallo confuso, que no se entendió hasta que el mediocampista dejó la cancha, cuando apretó el banderín británico que estaba puesto en un corner y se sentó en la alfombra roja de la realeza.

Desde ese hecho, la FIFA decidió crear las tarjetas amarillas y las rojas y las aplicó desde el Mundial de México 1970.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.