La reciente y flamante incorporación de River Plate, Franco Armani, generó admiraciones desde su tribuna, sus compañeros y la prensa a partir de las grandes actuaciones que tuvo en los últimos partidos y plantea un fuerte interrogante: ¿será convocado por Jorge Sampaoli para la Copa Mundial?

Si bien el actual arquero millonario supo aparecer en todas las portadas de los diarios luego de sus grandiosas actuaciones, poco se sabía de él hasta su retorno al fútbol argentino.

Oriundo de Casilda, provincia de Santa Fe, y surgido de las divisiones infantiles de Central Córdoba con paso por Estudiantes de La Plata y debut en Primera División en Ferro Carril Oeste. Franco Armani comenzó su carrera bajo los tres palos luego de estar una temporada y media en el club de Caballito, emigró hacia Deportivo Merlo donde alternó su titularidad, pero con el correr del tiempo y los partidos se pudo afianzar en el arco para que equipos de Primera División empiecen a fijarse en él. Sin embargo, fue una oferta del exterior la que terminó por conseguir su cometido y Atlético Nacional de Colombia se hizo del arquero argentino. Y fue en este club donde Armani se terminó de consolidar y pudo forjarse enteramente como un arquero de alto nivel, permaneció siete años en dicha institución donde consiguió, ni más ni menos, que seis torneos locales, dos superligas y tres Copas Colombia a nivel nacional y una Copa Libertadores y una Recopa Sudamericana a nivel internacional.

Regreso a la Argentina

Sin dudas, el mérito estaba hecho para que nuevamente clubes grandes se fijaran en él y, si bien en un momento Boca Juniors estuvo interesado en su contratación, fue River quien finalmente fichó al jugador luego de que no consiguiera un referente en el puesto tras las pobres actuaciones de Germán Lux y Augusto Batalla. El rendimiento del nuevo arquero riverplatense fue de menor a mayor. Tuvo actuaciones de regulares a buenas en el comienzo del año, hasta que llegó el primer y gran desafío: La Supercopa contra Boca. Y vaya que supo superar dicho desafío, en el que no solo se consagró campeón sino que también tuvo intervenciones muy trascendentes que le permitieron mantener su arco en cero y así generarle la confianza suficiente a su equipo para ganar la final y conseguir su primer título en Argentina.

Esa confianza que adquirió River en la final contra Boca fue la misma que pudo imponer en los siguientes partidos del torneo con tres victorias al hilo. Además, Armani se convirtió en uno de los puntos mas altos del club de Núñez en cuanto a rendimiento. El último de estos compromisos fue el máas memorable, ya que contra Racing fue determinante en el resultado, mantuvo su arco invicto con atajadas que denotan una gran flexibilidad y capacidad de reflejos en su accionar. Sin dudas, es un arquero con personalidad y que impone presencia en el área desde lo físico y con el timing necesario que todo arquero debe tener para achicar en un mano a mano, salir a cortar un centro y anticiparse a la definición del delantero rival.

Todos estos factores hicieron que Jorge Sampaoli, director técnico de la Selección Nacional, tenga un nuevo interrogante acerca de quién debe ocupar el arco argentino en el próximo mundial. Si bien el arquero de River está atravesando un momento excelente, también es cierto que el tiempo de evaluación en el fútbol argentino es muy corto sin obviar que nunca tuvo la experiencia de atajar en la selección. Franco Armani surge como una fuerte alternativa para completar la nómina de los arqueros que viajen a Rusia. ¿Irá?

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.