metegol

Roberto, no me lo vas a creer pero, ¿te acordás cuando estabas en el “Bar El Cairo”, en Rosario, y escribiste “Memorias de un Wing Derecho”, de tu libro “Puro Fútbol”? Bueno, lo leyó el director de cine Juan José Campanella, ganador de un Oscar con “El Secreto de sus ojos”, y armó una película que nada tiene que envidiarle a una producción de Disney o Pixar, que salió como 20 palos verdes, la más cara del cine nacional y la hicieron para los pibes en las vacaciones de invierno, una manera para que los padres transmitan en una versión light tus textos rústicos y llenos de enseñanza a los peques, lo más maravilloso que tienen en la vida. Ah, me olvidaba de decirte que hubo más de 100 mil espectadores el día del estreno y es una de las más vistas de nuestra historia, ¿qué me contás?

¿Sabés cómo es la historia, Negro? Amadeo es el mozo del café del pueblo, donde hay un metegol y descubre su pasión por la táctica y la estrategia, con una pelota que vuela sobre las cabezas de los rivales y las acrobacias están a la orden del día, a pesar del fierro que deja estáticos a los jugadores. Como en aquella obra de Alejandro Dolina, este pibe podría decir “lo que me costó el amor de Laura”, porque lo desafió un fanfarrón que quiere ganarle al metegol, quedarse con esa chica de ojos azules y con todo el pueblo, siempre desde el ego y la adulación de un montón de alcahuetes. Como Amadeo ama con locura a Laurita, el “crack” es derrotado y quiere revancha, movilizado por el odio y la ira. Un par de años después se vuelven a encontrar y este turro, convertido en una estrella millonaria por un representante, compra el pueblo, destruye el bar y se lleva a la chica.

metegol (1)¿Sabés cómo estaba Amadeo? Lloraba bajo la estatua del fundador del pueblo y una de sus lágrimas le da vida al capitán del equipo, ese que siempre se puso el plantel al hombro desde la admiración y el liderazgo de un futbolista carismático. Por eso no duda en decirle de ir a buscar al resto de los muchachos. No sabés… los muñequitos del metegol se roban la película, las voces de Fabián Gianola, Horacio Fontova, Pablo Rago y Miguel Ángel Rodríguez hacen reír a toda la sala y Diego Ramos se lleva la parte fea porque tiene que hacer la voz del “crack” malvado.

Amadeo es ayudado por sus amigos, esos jugadores de plomo, para rescatar a Laurita, salvar al pueblo y darle su merecido a ese narcisita, con pelito parado y engelado que se ama a sí mismo, un mamarracho de tipo. El mayor desafío llegará con un partido de fútbol, pero uno en serio, con el estadio más grande del mundo y el ganador se quedará con el pueblo.

metegol-posterEntonces, este pibe que era mozo de un bar tiene que reclutar hasta al cura, a la señora que lava la ropa y la deja al viento en el balcón y también a un emo, juntar a quienes pueda para jugar una final contra unos tipos con el lomo de los 11 titulares del Bayern Munich, pero vos no sabés los huevos que le puso este pibe flaquito, porque lo moviliza el amor por esa chica de ojos azules que le quitó el sueño, que lo llevó a desafiar a ese “Cristiano Ronaldo cualquiera” y a él mismo para intentar una hazaña, porque el pueblo y Laurita son todas sus razones en esta vida.

Realmente, la historia no es la misma que vos narrás en el cuento, porque a los pibes no les podés hablar rústicamente, pero seguro va a ser una manera de hacerles conocer tu mundo, desde chicos, para que lean esos libros tuyos que hicieron época, que marcaron a una generación “de barrio”, bien “bohemia”, con “Una lección de vida”, “La mesa de los galanes”, “El mundo ha vivido equivocado”, “La gansada” o “Nada del otro mundo” y ni que hablar del “Área 18”, esa novela donde un joven sirio juega un partido de fútbol para salvar al pueblo (nada es casualidad).

Pelicula-Metegol-de-CampanellaNegro, sabés que pasaron seis años desde que vos no estás acá entre nosotros, que te extrañan en El Cairo a vos, a tus puteadas, tus reflexiones y los libros donde dejaste todo plasmado y, con esta película te aseguro, pero te aseguro eh, que los pibes van a preguntarle al padre cómo surgió la historia de “Metegol” y, con el correr de los años, abrazarán esos libros que nos dejaron a todos una lección de vida, como el trabajo en equipo, el amor por el pueblo y que no importa si sos un patadura, porque el sentimiento te moviliza a lograr cosas imposibles.

Gracias una vez más por llevarle a nuestros pibes lo más preciado que tenemos, una historia de pasión porque, como decís en “Memorias de un wing derecho”, el fútbol es fútbol, viejo. Bueno, algo así es “Metegol”.

Trailer

“Me vieron cruzar” – Calle 13

Detrás de la magia: el making off

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.