Argentina completó cien días desde el anuncio de Aislamiento Social Preventivo Obligatorio luego de que el presidente Alberto Fernández junto con Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta, gobernador de la provincia de Buenos Aires y jefe de Gobierno porteño, respectivamente, extiendan la medida otras 3 semanas hasta el próximo viernes 17 de julio.

Con una cifra de 19.143 personas recuperadas de coronavirus, 1.192 fallecidas y un total de 55.343 positivos desde el primer caso el 2 de marzo de este año, nuestro país transita la segunda mitad del año en confinamiento. Vale mencionar que el total mundial hasta este sábado es de 5.414.500 recuperaciones, 498.908 decesos y 9.997.537 totales diagnosticados.

Al respecto del recorrido que hizo el Gobierno Nacional para combatir la pandemia desde que llegó al país, el ministro de Salud, Ginés González García, expresó que «buscamos manejar la cuarentena de tal manera que el número de casos fuera siempre controlable y administrado. Lo hicimos desde el primer día, y digo lo hicimos porque fue todo el pueblo argentino, lo hicimos entre todos». Posteriormente, «cuando empezamos a notar que teníamos circulación comunitaria en una megalópolis como el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) empezamos a pensar de otra manera; así que salimos con el Programa Detectar».

Además, el titular del Ministerio manifestó que «también notamos que el avance de internación específica empezó a ser muy exponencial. Eso implicó que teníamos que hacer algo para que dentro de 25 o 30 días no suceda lo que no queremos que ocurra: que no haya ninguna persona que, por no tener una terapia intensiva, respiradores y todo lo que necesite termine con una consecuencia fatal» y afirmó que «en todo el mundo más del 50% de la mortalidad ocurrió porque algunas personas no tenían cómo atenderse. Y para que eso no suceda tenemos que ponerle un freno, hay que administrar la cuarentena y restringir la circulación de la mejor manera porque este es un virus dinámico, con una capacidad de contagio que sorprende y que no tiene, hoy, solución en el mundo», aseguró en relación a la decisión gubernamental sobre volver a una etapa más intensiva de control y restricción en la circulación para lo que resta.

«El AMBA es una de las 20 ciudades más grandes del mundo, es una unidad geográfica que no para en la General Paz, así que lo que hicimos entre Provincia, Ciudad y Nación es restringir el movimiento», concluyó González García.

Por casa cómo andamos

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la cantidad de casos puede segmentarse por barrios, donde Flores contabiliza 3.675, seguido por Retiro (2.927), Barracas (1.833), Villa Lugano (1.672) y Balvanera (1.323 positivos). Más atrás se ubican Villa Soldati con 973, Palermo 752 y Almagro 736.

Sobre este asunto, Alberto Fernández afirmó durante el anuncio de extensión de la cuarentena, que «el 97% de los casos que se detectan ocurren en el AMBA» y «en los últimos 20 días, los casos aumentaron 147% y los fallecidos, 95%». Además, aseguró que «los casos no aumentaron por los testeos sino por la circulación del virus». «El problema lo tenemos en el AMBA y, entonces, tenemos que hacer un esfuerzo enorme en ese lugar, para preservar la salud de los que vivimos allí y para ser solidarios con el resto del país: tenemos que aislar el AMBA porque en el resto del país no tienen esos problemas», manifestó el mandatario sobre las nuevas medidas que regirán desde el miércoles 1° de julio.

Al respecto, «vamos a volver a sacar a las Fuerzas de Seguridad para controlar el tráfico de automóviles y de personas para que solo se muevan los que cumplen actividades esenciales», expresó Fernández para evitar que quienes habitan la región con mayores casos de COVID-19 salgan de sus casas si no están comprendidos dentro de las 24 categorías que integran el personal esencial.