Dominic Thiem no va a olvidarse fácilmente de los últimos días vividos en Buenos Aires. Tampoco va a pasar por alto el domingo 14 de febrero, y no me refiero al Día de los Enamorados, sino a que en la soleada tarde porteña en el Buenos Aires Lawn Tennis Club se quedó con el Argentina Open al vencer a Nicolás Almagro por 7-6 (7-2), 3-6 y 7-6 (7-4) y quedarse con el ATP que otorga 250 puntos en el ranking.
Ante 4.500 personas, el austríaco puso fin luego de dos horas y media de juego a una racha de 7 títulos consecutivos de españoles en nuestro país y, así, el 19° del ranking mundial suma en su haber el Abierto de Argentina a los de Gstaad, Niza y Umag. David Nalbandian, en 2008, fue el último «no español» en alzar el trofeo. Luego llegaron los éxitos de Tommy Robredo, Juan Carlos Ferrero, Nicolás Almagro, el triplete de David Ferrer y Rafael Nadal.
Además, Dominic Thiem logró un triunfo superlativo en semifinales ante el defensor del título, Nadal. En su carrera hasta la final, Thiem también dejó en el camino a Pablo Carreño Busta, Gastao Elías y Dusan Lajovic. «Tuve una semana asombrosa. Salvé match points en dos partidos y ganarle a Nadal la hizo muy especial. Creo que por todo eso es el mejor de todos mis títulos», concluyó el austríaco entrenado por Günter Bresnik (ex coach de Boris Becker).
Quien no ahorró palabras para describir a Thiem fue Guillermo Coria, que además le hizo entrega del trofeo en el court central, recientemente nombrado Guillermo Vilas. «Thiem es un futuro número 1 del mundo, tiene todas las condiciones. Hablábamos en la sala de jugadores sobre su velocidad, sobre cómo acelera y le corre la pelota. Además, tiene un saque con kick espectacular. Creo que le falta ordenarse un poquito más. El día que haga ese clic, sea más contundente y no se pegue un par de viajecitos, va a estar, mínimo, dentro de los ocho mejores. Y apenas Novak Djokovic baje un poquito el nivel, en uno o dos años Thiem va a pelear por el primer puesto. Una cosa es verlo por la tele y otra personalmente. Además volea bien, tiene un revés impresionante, es muy completo. Lo conocía de chiquito, de la gira COSAT, porque jugaba con alumnos míos, ha crecido muchísimo», cerró el Mago.
En su carrera, Thiem, de 1,85 metros y 82 kilogramos, cuenta con 74 victorias y 61 caídas (11 y 9 por Grand Slams y 15-15 en ATP Masters 1000). El tenista nacido el 3 de septiembre de 1993 en Wiener Neustadt, Austria, puede dar por comenzado su despegue profesional en tierras argentinas y, sin lugar a dudas, se convertirá en top ten muy pronto. Condiciones no le faltan.