Estados Unidos marcha contra el racismo

Por estos días los Estados Unidos vuelven a vivir oleadas de protestas, marchas y manifestaciones en las calles de diversas ciudades por el latente racismo que enfrentan diariamente las minorías en la sociedad.
Reflotados por el asesinato de hombres de color en manos de la policía en los últimos días en Minnesota y Louisiana, los reclamos por igualdad en Norteamérica se visualizaron no solo en diferentes ciudades de dichos Estados sino también en Dallas, Fort Lauderdale, Fresno, Indianapolis, Miami, Nashville, New York, Philadelphia, San Francisco, Washington D.C. y West Palm Beach, por citar algunos ejemplos más notorios o con mayor convocatoria.
En el caso del Estado de Louisiana, la agrupación partidaria Nuevas Panteras Negras se enfrentó a las fuerzas policiales antimotines y dejó un saldo de decenas de arrestos y heridos en Baton Rouge, luego de cinco noches consecutivas de marchas y reclamos por la muerte de Alton Sterling en manos de dos policías.
Por otra parte, el clima hostil se recrudeció cuando el jueves pasado el joven de 25 años Micah Johnson disparó contra 12 agentes y 2 civiles, que provocó la muerte de 5 policías, mientras se realizaba una protesta en Dallas, Texas. El victimario, que militaba por los derechos de los negros, fue asesinado posterior al atentado.
Asimismo, para alimentar la división social, en Philadelphia los manifestantes impulsaron un «fin de semana de ira» con una marcha que se extendió por más de 6 horas y que promovió la participación de otras minorías raciales que sufren diariamiente distintas formas de discriminación.
Por estos motivos, el presidente Barack Obama declaró desde Europa, donde se encuentra de gira para despedir su mandato al frente de la nación, que «a pesar de lo dolorosa que ha sido esta semana, creo firmemente que Estados Unidos no está dividido como algunos han sugerido». Además, agregó que «cuando empezamos a sugerir que, de algún modo, existe esta enorme polarización y que hemos regresado a la situación de los 60′, eso simplemente no es cierto. No se están viendo los disturbios y no estamos viendo a la policía persiguiendo a los que se manifiestan pacíficamente».