Un día como hoy, dos inviernos atrás, todos los argentinos celebramos la modificación del Código Civil, puntualmente la gestación de la ley 26.618. Este quiebre que se generó en una estructura arcaica, ávida de pensamientos renovados, fue la respuesta a una necesidad que la sociedad  tenía a flor de piel: la necesidad del reconocimiento de los derechos humanos y la contención en el Código Civil.
MatrimonioHoy lo celebramos como un nuevo comienzo, una apuesta a la libertad que tuvo antecedentes con el suceso de la unión civil, una realización completa de los derechos con el matrimonio igualitario en el 2010 y que hoy vemos extenderse con la ley de identidad de género, de fertilización asistida y la ampliación del seguro de capacitación y empleo a travestis y transexuales.
Con la mayoría del sector conservador y la Iglesia en contra, el 15 de julio del 2010 nos posicionamos como la décima nación a nivel mundial, y como el primer país latinoamericano en abarcar al matrimonio igualitario dentro de la legislación. El impulso de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) y de una sociedad renovada fue más fuerte.
matrimonioAl día de hoy, ascienden a 16 los estados en legislar el matrimonio más allá de la identidad de género. Países Bajos, Bélgica, España, Canadá, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Portugal, Islandia, Dinamarca y, desde este año, Uruguay, además de Nueva Zelanda, Francia , Brasil y la reciente incorporación de Estados Unidos, que a finales de junio dejaron sin valor la ley que definía al matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.
Tal como dijo César Cigliutti, titular de la Comunidad Homosexual Argentina, «lo fundamental es que desde hace tres años tenemos este derecho, el Estado reconoce a nuestras familias y que la democracia de nuestro país respeta la diversidad».

2 comentarios de “3 inviernos y 7.000 casamientos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.