La revista de investigación científica Plos One publicó un estudio realizado en diciembre de 2014 en el que revela una modificación postural en jóvenes adultos que superan las 4 horas de exposición a smartphones.

El estudio fue realizado sobre 30 alumnos de 20 a 21 años de edad que mostraron una disminución de la curvatura normal de la cervical, cervicalgia crónica, dolor de cuello, espalda y mareos.

Según el doctor Kenneth K. Hansraj, jefe de cirugía de columna en el Centro de Cirugía Cervical de New York, este desorden postural podría causar el desgaste prematuro del disco cervical del cuello con daño irreversible, lo que podría ocasionar cirugía cervical a los 40 años.

«La cabeza pesa alrededor de 10 a 12 libras (6 kilogramos) y, al inclinarse hacia adelante, el peso adicional se coloca en la base del cuello, lo que provoca el estrés en los músculos y discos. A los 15 grados, la cabeza ejerce 27 libras de presión (12 kilos) en el cuello, a 30 grados lo hace a 40 libras (18 kilos) y a 60 grados se ejercen 60 libras (casi 30 kilogramos) de presión», dijo el especialista.

Prevención

Según Hansraj, reducir la exposición del cuello a los teléfonos celulares por largos periodos de tiempo implica evitar búsquedas en internet y largas charlas y discusiones por mensaje de texto, Facebook y Whastapp en el smartphone. Usar la función llamada y/o los manos libres y navegar en la computadora de escritorio parecen ser un buen paliativo a la mala postura ocasionada por el celular.

Otros efectos nocivos en la adicción al celular

Otros estudios señalan que el hábito de no separarse del celular desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir puede ocasionar:

Estrés: dolor de cabeza, caída de cabello, dolores estomacales, tendinitis.

Problemas en el sueño: debido a la luminosidad de las pantallas y la exigencia al cerebro y la vista para procesar la información.

Mayor exposición a contraer gripe: debido a los germenes que depositamos cada vez que tocamos el teléfono.