«Agente Carter» podría no ser la heroína que muchos esperaban, pero sí la que estábamos necesitando.

En la brecha del midseason de «Agentes de SHIELD», Marvel Studios presenta «Agente Carter», la primera miniserie integrada al universo cinematográfico Marvel que emite el canal Sony. Luego de la finalización de la Segunda Guerra Mundial y la derrota de Hydra, cuando por entonces todo el mundo daba por muerto al noble Capitán América, nuestra querida agente Peggy Carter (Hayley Atwell) se trasladó a New York para servir a la SSR (Reserva Científica Estratégica, o la agencia predecesora de SHIELD). El caso es que, desde entonces, Peggy trabaja como una suerte de secretaria ejecutiva, ignorada por sus superiores respecto de sus conocimientos estratégicos, ni mencionar sus hazañas durante la guerra, que solo de mencionarlas podría hacer colapsar las mismas estructuras de la agencia SSR, colmadas de la testosterona de agentes de campo -interpretados por los actores Chad Michael Murray y Shea Whigham-, más dispuestos a guardar las apariencias que a destacar por el mérito. Pero en el caso de un peculiar agente de la SSR, interpretado por Enver Gjokaj («Dollhouse»), muchacho de la factoría de series de Joss Whedon, será quien trate con integridad e igualdad a nuestra adorada Peggy Carter.

El caso es que la monotonía en la que Peggy se encuentra inmersa habrá de terminar cuando su amigo Howard Stark (el padre de Tony Stark/Iron Man) sea injustamente acusado de vender armas a las fuerzas enemigas, por lo que el joven y excéntrico genio industrial reclutará a Peggy con la asistencia de su fiel su mayordomo Jarvis (un descomunal James D’Arcy), para limpiar su buen nombre y recuperar un stock de invenciones extremadamente peligrosas que fueron robadas por un misterioso enemigo. De este modo comienza el primer episodio de la serie.

Cabe destacar que «Agente Carter» demanda considerablemente una mayor producción que un capitulo promedio de «Agentes de SHIELD». La atmósfera de continuidad en el relato de esta miniserie es consecuente con las bases del universo cinematográfico de Marvel, desde su ambientación de finales de la década de 1940, con una muy atractiva propuesta visual, los modismos y la burla al sexismo imperante en la época, a modo de comentario social, que aporta a la televisión una atrayente dinámica narrativa de lo que era el mundo antes del alud de los superhéroes de Marvel.

Para los que están en busca de grandes conexiones con el Universo Marvel, encontrarán referencias a la corporación Roxxon (un malévolo conglomerado corporativo siempre presente en las viñetas de Marvel) o Anton Vanko, el padre de Whiplash, aquel villano interpretado por Mickey Rourke en «Iron Man 2» y, como plato fuerte para el devenir de la miniserie, conoceremos a la contrapartida que tenía por aquel entonces nuestra actual y querida Natasha Romanoff/Black Widow. Pero los verdaderos entusiastas del Universo Marvel temblarán de emoción tan solo al escuchar mencionar una palabra: Leviathan.

Los dos primeros episodios de «Agente Carter» fueron realizados por un equipo creativo de mucha consideración, dado que el guión fue realizado por Christopher Markus y Stephen McFeely, quienes también escribieron las películas «Capitán América: el Primer Vengador» y la descomunal «Capitán América: el Soldado del Invierno». En tanto que la dirección está a cargo de Joe Johnson, avezado realizador del género de aventuras y gustoso de las recreaciones de la década del 40, solo vale mencionar que fue el responsable de «Rocketeer» y «Capitán América: el Primer Vengador». El carismático Dominic Cooper regresa como actor invitado para interpretar a Howard Stark, uno de los personajes más divertidos del Universo Marvel, aunque merece ser destacado el aporte y casi coprotagónico de James D’Arcy como el templado mayordomo Edwing Jarvis y nuevo socio de aventuras de Peggy Carter.