Dentro de la programación del 35° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata podemos visualizar «Domovine» («Homelands») de la directora serbia (de la antigua Yugoslavia) Jelena Maksimović. El film, además, integra la Competencia Estados Alterados luego de su paso por el Festival de Cine de Marsella.

Jelena Angelovski se pone en la piel de la autora y recorre la tierra en la que ya casi nada queda de una de los conflictos bélicos que dieron origen a la Guerra Fría que ocurrió en Grecia casi a finales de la década del 40′, a la que Maksimović dedica la obra. Esta historia sangrienta incluye millares de muertes y 28.000 niñas y niños alejados de su hogar, entre tantas otras barbaridades que la película retrata.

Con una fotografía que resalta (e invita a admirar) el blanco nevado sobre las montañas y los bosques que fueron testigos de masacres y el paso del tiempo, hoy esa misma región se convirtió en un centro de esquí, y ese parece ser el detonante para que semejante banalidad «pisotee» el suelo en el que ocurrieron injusticias, una guerra civil y una lucha por derechos e igualdad que aún no son materializados.

De esta manera, la directora ofrece su ira incontenible contra el olvido ante una batalla que consumió innumerable cantidad de vidas, entre ellas la de su abuela. La contundencia de «Domovine» que no requiere más de una hora, se acentúa con un cantar contra los sectores más oprimidos y un discurso tan poético como desolador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.