Pasaron 18 años desde que Jesse (Ethan Hawke) y Celine (Julie Delpy) se cruzaron en el tren con rumbo a Viena que cambió sus vidas. El director Richard Linklater estrenó “Antes del amanecer” en 1995. Nueve años después recibimos “Antes del atardecer”, la segunda película de esta particular saga que retrata el amor y las relaciones con una claridad tan real como el tiempo en que fue narrada. Y para continuar con la lógica rectora de los 9 años entre cada una de las obras, nos encontramos en 2013 con “Antes de la medianoche”, que se estrenó en Argentina el pasado 27 de junio.
Observamos el paso de los años en la vida de estos personajes, para quienes el tiempo transcurre igual que como a nosotros. Vimos dos veinteañeros en “Antes del amanecer” y nos encontramos con personas de algo más de 30 años, profesionales con parejas estables que caminaban por París en “Antes del atardecer”. Finalmente, vemos en esta nueva película a personas de 41 años que han formado una familia. Hay que decir que es bastante más cruda que las anteriores, menos dulce aunque, no por eso, menos real.
peliculas
El fuerte en las tres cintas de la saga es el guión, esqueleto que organiza y atrapa. Si bien el de “Antes del amanecer” fue escrito por Richard Linklater y Kim Krizan, las siguientes películas de la trilogía fueron escritas por el director junto con los protagonistas. Llama la atención, sobre todo en “Antes del atardecer”, la forma en que las líneas expresadas por los actores logran mantenernos atentos, vulnerables y susceptibles a los matices y vaivenes de las conversaciones. La identificación se facilita por el realismo logrado y por tratar temáticas y conceptos universales como el amor, las relaciones y lo existencial.
Por momentos, uno siente que podría estar diciendo esas mismas cosas en la vida real. El amor en estos tiempos es un tema que vale la pena teorizar. Para muchos, el amor es todo. Pero cuando de amor se trata, de poco sirven las teorías. Las historias hablan solas.
antes-medianoche-2
La historia de la pareja protagónica continúa. “Antes de la medianoche” transcurre en Grecia, con una impecable fotografía de Christos Voudouris.  Nos enteramos que han permanecido juntos a lo largo de estos años de silencio y han formado una familia: tienen mellizas de 7 años. Se encuentran pasando unas vacaciones en Grecia, en la casa de un escritor reconocido que los hospeda con gusto y calidez. Como espectadores, observamos el éxito y el reconocimiento alcanzado por Jesse, a través de la publicación de las dos novelas basadas en su propia historia de amor. No olvidemos que fue gracias a la primera de ellas que se reencontró en París con Celine, en “Antes del atardecer”, luego del fallido encuentro fijado en su primer encuentro.
peliculaDurante las vacaciones, los acompañó el hijo de Jesse, fruto de su matrimonio con su exmujer. Hank ya tiene 13 años y vive en Chicago, mientras que ellos viven en París. Cuando Jesse deja a su hijo en el aeropuerto entra en crisis y comienza a replantearse el rol que ocupa en su vida. Sufre la distancia y su ausencia. Soslaya la idea de que se muden a Chicago,  lo cual dispara una reacción muy fuerte en Celine, que sirve como puntapié de una serie de discusiones y replanteos sobre la vida que han formado. De esta forma, la película retrata la vida cotidiana, el amor en el formato relación estable de pareja con hijos y las dificultades que indefectiblemente emergen. De alguna forma, parece que aún cuando las cosas van bien en la vida, no resulta fácil. Se muestra con claridad cómo una pareja que se quiere no logra conectarse y dejar todo lo que los rodea de lado, incluso cuando están solos en un hotel soñado en Grecia.
Hay instantes en que la película transmite tristeza. Hay más desencantos y la esperanza está más escondida que en los primeros films. Pero es la misma sinceridad que caracteriza a las anteriores cintas, y los personajes han logrado mantenerse fieles a sí mismos, expresan lo que piensan y sienten, al compás del análisis, siempre existencial.

Un comentario de “Antes del anochecer

Deja una respuesta