Messi y Zlatan
Foto: EFE
De un lado Lionel Messi, del otro Zlatan Ibrahimovic. O sea, el mejor del mundo contra un gran jugador que, cuando quiere, está entre los cinco mejores. Alguna vez fueron compañeros en el Barcelona, pero esta vez fueron rivales en la fría noche de Estocolmo (unos 12 grados bajo cero). El Friends Arena de Solna estaba al máximo de su capacidad, con 51.000 mil espectadores y con sistema de calefacción.
Messi y Di María
Foto: AFP
La Selección aprovechó el primer contra ataque del partido y pegó primero. Ángel Di María fue por el medio y abrió la pelota a su izquierda para que defina Gonzalo Higuaín, a los dos minutos de partido. Realmente, la pelota tocó en el defensor Mikael Lustig, pero el tanto fue otorgado al delantero argentino.
Zlatan Ibrahimovic
Foto: AFP
Zlatan solo jugó el primer tiempo porque tiene que jugar en las próximas horas con su club, el Paris Saint Germani (PSG), pero fue uno de los pocos jugadores suecos que llevaron peligro a nuestra selección. Desbordaba por izquierda y hacía jugar a su equipo, asistía con centros, aunque nunca llegó a tomar posición de 9 en el área.
El empate de los locales llegó con un cabezazo de Jonas Olsson, a los 17 minutos de partido. Argentina volvió a sufrir por arriba, con pelotas paradas y con Sergio Romero sin hacerse dueño del área chica. El centro vino desde un corner, el marcador izquierdo del local le ganó la posición a Federico Fernández y estampó la igualdad.
A los pocos minutos, Messi apareció en el partido y le ganó su duelo a Ibrahimovic, con una asistencia perfecta para Sergio «el Kun» Agüero la pique ante la salida del arquero. El equipo de Alejandro Sabella no se conformó con el 2 a 1 y quiso estirar la ventaja. Higuaín hizo honor a la frase popular y pegó por segunda vez. Encontró a Messi, que le pegó de afuera del área y el delantero del Real Madrid aprovechó el rebote del arquero y así pudo estirar la ventaja.
Sabella encontró al equipo para el mundial desde la mitad de cancha para adelante. La circulación entre Mascherano, Gago, Messi, Di María, Agüero e Higuaín, la figura del encuentro, fue clarísima. Atrás sigue faltando una voz de mando, alguien que ordene un poco la defensa y, además, hay trabajar en los ataques rivales con pelotas paradas. Como los amistosos sirven para probar, Sabella hizo cambios para la segunda etapa. Cristian Ansaldi entró para jugar por la izquierda, salió Pablo Zabaleta y Hugo Campagnaro se corrió a la derecha. Por otra parte, Walter Montillo reemplazó a Di María para llevar más peligro por la izquierda y juntarse con Messi.
Selección
Foto: AFP
Luego fue Agüero quien tuvo la oportunidad de lograr el cuarto, cuando eludió al arquero, dejó desparramados a dos defensores y la picó, aunque sin suerte, porque la pelota se fue por poco. Fernando Gago dejó la cancha, con buen rendimiento y demostrando que es uno de los mejores socios de Messi, como lo son Xavi e Iniesta en el Barcelona. En lugar de la nueva incorporación de Vélez entró Éver Banega, de buen presente en el Valencia.
Los cambios siguieron y Sabella probó más variantes. Ezequiel Lavezzi reemplazó a Agüero, autor de uno de los goles, y el equipo seguía parado al igual que en el inicio. Solamente probó reemplazantes naturales de los titulares. “Pachorra” tiene definida a gran parte de la lista para Brasil 2014, pero todavía falta y seguirá buscando jugadores que le sean funcionales.
Selección
Foto: AFP
En la segunda etapa, el partido bajó su nivel y a la Selección le costó un poco más avanzar o mostrar la fluidez que tenía en el primer tiempo. A pocos minutos del final, Fabricio Coloccini entró por Ezequiel Garay, para así reforzar los laterales, con la marca y velocidad de Ansaldi y la solidez y orden que puede darle al fondo el ex San Lorenzo. Ya en el tiempo de descuento, Rasmus Elm lanzó un remate muy fuerte para Romero y clavó la pelota al lado del palo izquierdo.
Sabella sacará sus conclusiones, habrá cosas por mejorar como el fondo del equipo, pero tiene el mejor ataque del mundo, que no para de generar jugadas, que puede golear, y que le hizo precio a Suecia.
Una chilena del arquero para evitar un gol de Leo

Ya en el segundo tiempo, y sin Zlatan, Argentina salió a buscar el cuarto gol. Hubo una jugada curiosa a los 10 del complemento, cuando Messi picó la pelota por encima del arquero Andreas Isaksson, y cual zaguero que viene corriendo desde varios metros, la sacó de chilena. Creer o reventar, no usó sus manos para buscar una pelota que parecía ser gol y prefirió las cámaras y los flashes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.