Germán Chiaraviglio finalmente no podrá competir en la noche de este viernes de nuestro país, tras haber dado positivo de COVID-19. El argentino tenía previsto competir en salto con garrocha, su disciplina, a las 21:40 horas, pero tras el imprevisto sucedido fue apartado de la Villa Olímpica y llevado junto a su entrenador (también positivo de coronavirus) a un hotel de Tokio para realizar el aislamiento. Ambos se encuentran bien de salud.

El argentino clasificó a estos Juegos Olímpicos tras haber estado entre los 32 saltadores con mejor puntaje en el ranking. Recordemos que, además de poder clasificar tras conseguir la marca necesaria, World Athletics creó un sistema clasificatorio por ranking y Germán ingresó al certamen de esa manera.

Entre sus mayores logros se encuentra su participación en los Juegos Olímpicos Beijing 2008, en el cual no tuvo una buena actuación, y los Juegos de Río de Janeiro 2016, donde finalizó en el 11° puesto.

Los 3.000 metros con obstáculos tendrán este sábado a las 21:40 horas a la marplatense Belén Casetta, quien clasificó por su ubicación en el ranking, donde tiene la segunda mejor marca (1.219 puntos), tan solo por detrás de la brasilera Tatiane Raquel Da Silva (1.230). Solamente 29 atletas lograron clasificar por la marca mínima de 9 minutos con 30 segundos.

La oriunda de Mar del Plata estuvo presente en Río tras haber sido campeona del Iberoamericano, estableciendo una marca de 9’51»85 en su primera participación olímpica. Su mejor performance la tuvo en el Mundial de Londres, donde quedó en la posición 11° y estableció un tiempo de 9’25»99, récord sudamericano y su mejor marca hasta el momento.

Para concluir los Juegos Olímpicos Tokio 2020 se correrá el Maratón. El viernes 6 de agosto a las 19 horas serán los 42K femeninos con la presencia argentina de Marcela Gómez, y un día después (en el mismo horario) será el turno de los hombres, con la presencia de Joaquín Arbe y Eulalio Muñoz.

Eulalio Muñoz, oriundo de Chubut, clasificó a Tokio en el Maratón de Valencia 2020 con un registro de 2 horas y 9 minutos con 39 segundos. Esta marca lo ubica como el segundo maratonista argentino en correr por debajo de las 2 horas y 10 minutos, con el segundo mejor registro nacional, a tan solo dos segundos del récord que consiguió Antonio Silio hace 25 años en Hamburgo, Alemania.

El joven Eulalio soñaba con ser jugador de fútbol y el cierre de su club en su ciudad natal le cambió el destino. En 2011 se anotó en su primera carrera, quiso anotarse en los 5K pero se equivocó y se anotó en la media maratón, la cual ganó.

Por su parte, Joaquín obtuvo la marca en el Maratón de Buenos Aires, con un registro de 2 horas 11 minutos 2 segundos, que lo dejó como campeón nacional y subcampeón sudamericano en la distancia.

Al igual que todos los atletas, hace todo a pulmón. A los 16 años se convirtió en padre, hoy tiene tres hijos y, al momento del nacimiento de su primer hijo, dejó la escuela para trabajar de albañil junto a su abuelo. Hoy, con mucho esfuerzo, sacrificio y gracias a la ayuda de su oficio, está terminando su casa.

Marcela Gómez, quien vive hace varios años en Brasil, consiguió la marca en su cuarta maratón, en los 42K de Sevilla, con un registro de 2 horas 28 minutos 59 segundos, récord argentino.