Las noticias falsas o con fines de desinformar, confundir o instalar en agenda contenidos irreales o sucesos que no acontecieron se volvieron moneda corriente en los últimos años. La era de la posverdad, en la que son más importantes las creencias que los hechos en sí, nos encuentra diariamente en discusión de asuntos que pueden no haber ocurrido.

Por estos motivos, la red social que «iguala» la palabra de todos los mortales con la de los medios de comunicación, decidió asociarse con las agencias Associated Press (AP) y Reuters para mejorar la velocidad de la información real y, de esta manera, intentar combatir las fake news.

En consonancia con la iniciativa de Twitter a principios de año para eliminar tuits engañosos, llamada «Birdwatch», la compañía planea etiquetar noticias de última hora provenientes de fuentes confiables y priorizar los mensajes con información precisa.

«La confianza, la precisión y la imparcialidad están en el corazón de lo que hace Reuters todos los días… esos valores también impulsan nuestro compromiso de detener la propagación de información errónea», expresó mediante un comunicado Hazel Baker, jefa global de Reuters del área de Contenido Generado por Usuarios (UGC).

Asimismo, Tom Januszewski, vicepresidente de desarrollo comercial global de AP, adelantó: «Estamos particularmente entusiasmados con aprovechar la escala y la velocidad de AP para agregar contexto a las conversaciones en línea, que pueden beneficiarse de un fácil acceso a los hechos», en relación a no desestimar la información ofrecida por la ciudadanía en pos de mejorar la comunicación y la celeridad en los acontecimientos «de último momento».