La cadena de televisión británica BBC rechazó disculparse por la polémica causada por la producción de uno de sus programas en Tierra del Fuego. Hace unas semanas, los integrantes del programa «Top Gear» habían llegado al sur de nuestro país para filmar unas imágenes.
El incidente ocurrió cuando se denunció una intención provocadora por parte de los integrantes del programa al utilizar vehículos cuyas patentes (H982 FKL) aludían al enfrentamiento bélico por las Islas Malvinas, ocurrido entre Gran Bretaña y Argentina en abril de 1982. La intención del programa era recorrer la Ruta 40 en sentido sur-norte.
El programa, que ya está por su temporada número 21, se dedica a mostrar vehículos de motor, especialmente automóviles. En el mismo suelen participar personajes famosos conduciendo distintos coches. Los conductores principales del programa son James May, Jeremy Clarkson y Richard Hammond.
Tras el altercado, la embajadora argentina en Londres, Alicia Castro, envió una carta reclamando un pedido de disculpas por parte de los presentadores por ofensas a nuestro país. En la respuesta, los directivos de la empresa televisiva rechazaron el reclamo de Castro. Incluso, Clarkson señaló que el gobierno de la provincia sureña los había invitado a filmar allí «para sacar rédito político de la expulsión» posterior, y calificó a Argentina como «un Estado mafioso».
El director de Televisión de la BBC, Danny Cohen, le comunicó a la embajadora que la cadena se asegura de que los programas «muestren una versión justa de lo que ocurre sobre el terreno». Respecto de la denuncia de provocación con alusiones al conflicto bélico y la soberanía de las islas, el directivo precisó que desde el arribo del equipo del programa no ha visto «ninguna declaración o acto que corrobore esa suposición». También señaló que a la gente de la cadena informativa le sorprendió la violencia a la que tuvo que hacer frente el equipo en la visita.
En ese sentido, Clarkson indicó que los británicos fueron hostigados por los argentinos y obligados a abandonar el país tras verse la patente de uno de los vehículos (H982 FKL), lo que se tomó como una mención al año de la guerra y al nombre que le dan los ingleses a las islas (Falklands).