En el Estadio Mario Alberto Kempes de la provincia de Córdoba, este miércoles por la noche se disputó la final de la Copa Argentina edición 2014/15 entre Boca Juniors y Rosario Central. Una cancha llena con público de las dos parcialidades complementaba lo que parecía una verdadera fiesta deportiva. Fiesta que se vio teñida por el arbitraje de Diego Ceballos, que influyó en el resultado del partido por 2-0, favorable al equipo de Rodolfo Arruabarrena para que obtenga, de esta manera, dos títulos en cuatro días. Recordemos que el domingo el club de La Ribera se consagró campeón del torneo de Primera División del fútbol argentino al derrotar por la mínima diferencia a Tigre en La Bombonera.

Los goles boquenses los anotaron Nicolás Lodeiro de penal a los 9 minutos del segundo tiempo y Andrés Chávez, quien había ingresado en el segundo tiempo, lo liquidó sobre el final del encuentro. El penal del primer gol fue mal cobrado, se discute si fue falta la que le cometieron a Gino Peruzzi, pero lo que no se discute es que fue afuera del área. El segundo gol, marcado por Chávez, fue cobrado por el árbitro, aunque debería haber sido anulado por posición adelantada. En la vereda de enfrente le anularon un gol a Marco Ruben por posición adelantada, tras un centro de Franco Cervi que el delantero conectó con un cabezazo. En resumen, no se juzgó de la misma manera el gol de Boca en posición adelantada que el de Rosario Central.

Tal vez lo más justo hubiese sido un empate durante los 90 minutos.

Luego del partido, Rodolfo Arruabarrena destacó en conferencia de prensa el valor de su plantel: «Ellos habían reservado seis jugadores, a nosotros nos costó porque no fue nuestro mejor partido. De todas maneras, mostraron la personalidad y el carácter de todo el año».

En lo puramente estadístico, los Xeneizes obtuvieron su segunda Copa Argentina, mientras que el Canalla es la segunda final que pierde: el año pasado había sido derrotado por penales ante Huracán. Además, Arruabarrena tiene 45 triunfos, 10 empates y 11 derrotas como entrenador del club de La Boca, quien declaró que «la Copa siempre fue una opción por lo que significa y por el hecho de poder acceder a la Libertadores. La gente del Interior necesita ver a este tipo de jugadores». Recordemos que Boca Juniors, con este título, jugará la próxima edición de la Copa Libertadores (también por la obtención del torneo local) y la Supercopa Argentina.

Desde lo futbolístico, Boca dejó en el camino del certamen a Huracán Las Heras, Banfield, Guaraní Antonio Franco, Defensa y Justicia y a Lanús en semifinales. Esta final jugada en Córdoba contó con pocas situaciones de gol y fue un partido que le costó a ambos equipos. Carlos Tevez llegó con lo justo al partido, aunque hizo un buen papel, al igual que Marcos Ruben.

El Apache, además, fue distinguido como el mejor jugador de esta edición de Copa Argentina (marcó 4 tantos en el certamen). «Pudimos dar otra vuelta y es importante. Creo que siempre hay que ganar las finales y es lo que nos propusimos. Hoy demostramos por qué somos campeones de todo», declaró con el trofeo en sus manos. «Nos acostumbramos a ganar. Sabemos que nada es fácil. Nos sacamos una presión grande y hoy demostramos experiencia para salir adelante», cerró el delantero.