En el medio del escándalo por corrupción en Petrobras y las dificultades económicas, el gobierno de Dilma Rousseff no deja de tener cuestionamientos. Ahora el presidente del Senado brasileño, Renan Calheiros, del opositor Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), sugirió «acabar con la unión aduanera» en el Mercosur para que los países integrantes del bloque puedan negociar individualmente acuerdos comerciales, ya sea con la Unión Europea o Estados Unidos, sin tener la necesidad del consenso de los demás miembros del Mercosur.

«La propuesta de suspensión de la unión aduanera, que difiere frontalmente del actual proyecto del Mercosur, fue presentada en el marco de la llamada Agenda Brasil con otros temas internos y externos que serán analizados y discutidos por el gobierno brasileño de acuerdo con el interés nacional, teniendo en vista los principios de la política exterior del país», informó el Poder Ejecutivo brasileño.

Específicamente, la Agenda Brasil menciona, en los artículos referidos a las medidas a tomar para impulsar la ampliación de los negocios de Brasil, que se debe «acabar con la unión aduanera del Mercosur con el objetivo de posibilitar a Brasil la firma de acuerdos bilaterales o multilaterales sin necesariamente depender del apoyo de los demás miembros del Mercosur». Las naciones que conforman el grupo son Argentina, Paraguay, Uruguay y Venezuela, mientras que Bolivia está en proceso de adhesión.

Otra de las medidas propuestas es «estimular las exportaciones, incluyendo previsión de reintegrar las tasas previstas en el Plan Nacional de Exportación, rapidez en el despacho de aduanas y el funcionamiento de los puertos (en particular, el servicio de aduanas) las 24 horas del día». El senador José Medeiros (Partido Popular Socialista) sostuvo que Brasil tiene que abandonar el bloque «o convertirlo, a lo sumo, en sencilla zona de libre comercio sin arancel externo común. ¿Qué nos detiene? Brasil no tiene necesidad del Mercosur».

Además, Calheiros hizo pública la iniciativa tras reunirse con los ministros de Economía, Joaquim Levy, y de Planificación, Nelson Barbosa, y unos treinta legisladores de la Cámara alta. El titular del Senado la incluyó como parte del documento a mencionar que contiene una serie de propuestas que ya había adelantado el martes para mejorar el ambiente de negocios y la infraestructura, conseguir el equilibrio fiscal, garantizar la protección social y reformar el Estado.

Es importante señalar que las reglas del Mercosur prohíben que sus miembros alcancen acuerdos comerciales de manera independiente. Esta cláusula ha demorado la firma de alianzas con otros países y/o bloques comerciales, y hasta ahora el Mercosur solo logró celebrar tratados de libre comercio con la Comunidad Andina, Israel, Egipto y Palestina, en tanto mantiene acuerdos de complementación económica con Chile, México y Cuba, entre otros convenios. El principal convenio que se quiere lograr como bloque es con la Unión Europea, pero las trabas que han impedido que lleguen a buen término las negociaciones son el argumento del senador brasileño para proponer la salida de Brasil del bloque sudamericano.

La crisis económica que está viviendo Brasil, con una inflación del 9% y un desempleo del 8, que se suma a una caída del 1,7% en la economía, pusieron en jaque a Rousseff, que también enfrenta protestas y principalmente es objeto de críticas por el Petrolao, el escándalo de corrupción en la empresa petrolera estatal Petrobras. Por este caso, el domingo habrá manifestaciones callejeras en favor del impeachment por su responsabilidad en el caso. En ese sentido, creen que Brasil debería dejar de lado totalmente el Mercosur y negociar acuerdos por su cuenta. Sin embargo, Rousseff y el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) rechazan seguir ese camino.