En medio de un contexto global bajo la pandemia de coronavirus, existe un país en el que este miércoles la ciudadanía salió a las calles normalmente para realizar elecciones generales. Sin distanciamiento social, con 1 muerte confirmada y 42 casos positivos de COVID-19, Burundi eligió presidente.

De esta manera, el pequeño país en el centro de África con 10,5 millones de habitantes y que tiene el segundo Producto Bruto Interno (PBI) más bajo del mundo, pondrá fin a la era de Pierre Nkurunziza, que gobierna la nación desde hace ya 15 años, debido a que no se presentó a una nueva reelección como consecuencia de las protestas contra su gestión, que dejaron un saldo de 1.200 muertos y 400.000 migraciones hacia países cercanos.

Asimismo, la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI) comunicó que los resultados provisorios serán dados a conocer la próxima semana, y el lunes o martes se sabrá si el general Évariste Ndayishimiye o el opositor Agathon Rwasa tendrán la responsabilidad de liderar a las y los burundeses por los próximos años.

Finalmente, vale mencionar que ante las críticas y sospechas de no informar el número real de casos de coronavirus, el gobierno de Nkurunziza expulsó del país al equipo enviado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).