El calentamiento global en nuestra región es un asunto que debemos analizar en frío, valga el juego de palabras. Los gobiernos en todo el planeta realizan acciones para disminuir la emisión de gases para evitar el efecto invernadero, pero estas políticas públicas o actividades aisladas (según sea el caso) no alcanzan para contrarrestar los procesos llevados adelante hace ya décadas por la mano del Hombre.

Foto: WWF

Foto: WWF


Según el informe elaborado por 55 especialistas de 20 países para la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se prevé un aumento de la temperatura climática de entre 3 y 5 grados centígrados. Asimismo, Achim Steiner, director ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), sostuvo que dicho informe “deja claramente en evidencia la brecha entre la ambición y la realidad” de los Estados en su lucha contra el calentamiento global. El diagnóstico incluye acciones y recomendaciones, entre las que se destaca la gestión e impulso de subsidios que apunten directamente a la reducción de la deforestación, además de contraer los índices de actividades como la construcción y el transporte.
Por su parte, Jim Yong Kim, el médico coreano que preside el Banco Mundial desde el año 2012, se manifestó preocupado al respecto: “La falta de acción sobre el cambio climático puede hacer que el mundo que hereden nuestros hijos sea completamente diferente del que habitamos hoy en día». Recordemos que el dióxido de carbono, entre otros gases, ostenta una concentración del 20% en la atmósfera… y sigue aumentando desde el inicio del milenio a esta parte. En el ámbito económico, algunos estudios estiman que la región tendrá pérdidas vinculadas al calentamiento global por entre 30 y 52 mil millones de dólares en exportaciones agrícolas para el año 2050.
calentamientoglobalEn Latinoamérica, las especies son las primeras que lo detectan y lo sufren, por lo que los movimientos migratorios hacia el oeste y sur de la cuenca del Amazonas y el centro y norte de Argentina no son un asunto que pase desapercibido. Estos improvisados caminos tienen, entre otros obstáculos, a la agricultura y el desarrollo humano, que conforman un embudo (utilizo la expresión para hacerlo gráfico) para las corrientes y dificultan el paso de casi 3.000 especies (entre anfibios, aves y mamíferos), con sus evidentes consecuencias.
En cuanto a los glaciares de los Andes, se confirmó que para mediados de este siglo desaparecerán todos los que no superen los 5.000 metros de altura.
andes
Para finalizar, un dato muy interesante es que la región produce poco más del 10% de las emisiones que estimulan el calentamiento global, pero la vulnerabilidad es inversamente proporcional debido, principalmente, a la exportación de recursos naturales y la escasa atención a zonas sensibles como el Amazonas y el Caribe, por mencionar solo dos ejemplos.
Demos el ejemplo, no nos calentemos y pongamos ya mismo manos a la obra para y por el planeta.