Luego de un arduo debate que se prolongó por 13 horas, el Senado uruguayo aprobó una ley que legaliza la producción y venta de marihuana, a la vez que establece una regulación por parte del Estado. De esta forma, Uruguay se convierte en el primer país que adopta una medida de este tipo. La norma fue aprobada por 16 votos contra 13.
legalizacin_de_la_marihuana_en_uruguay_0La ley permite que se puedan cultivar hasta seis plantas de marihuana, con una producción al año que no puede superar los 480 gramos para consumo personal. Quienes quieran cultivar marihuana deberán inscribirse en un banco de datos que será público, mientras que a las farmacias que deseen vender cannabis se les otorgará una licencia. Hay que aclarar que solo podrán adquirir la droga quienes posean residencia en Uruguay y sean mayores de edad.
Una de las finalidades que se busca con esta legislación es eliminar al mercado negro, y se calcula que el costo de la marihuana será de un dólar el gramo. Sin embargo, todavía faltan definir ciertos detalles como especificar cuál variedad de cannabis será la permitida, quién custodiará la producción y de qué forma se van a entregar las licencias para cultivar y comercializar. El Estado será el encargado de controlar el sistema pero hay 120 días de plazo para ajustar estos aspectos de la norma. El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, dijo que el control del autocultivo de marihuana no estará en manos de su ministerio, sino que tal vez quede en la órbita de Salud Pública o el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, pero que quedará determinado en la reglamentación que se haga de la ley.
legalizar-marihuana-ecuador-uruguay-eJulio Calzada, titular de la Junta Nacional de Drogas (JND) de Uruguay, sostuvo que la ley «es una herramienta orientada a la desestructuración del mercado ilegal que tanto daño causa». La JND es un organismo dependiente de la presidencia que gestiona los temas relacionados con las droga.
El mandatario uruguayo, José Mujica, señaló que “vamos a ser gradualistas y muy observadores de la realidad. Existen muchas dudas, y la duda es legítima, pero no nos puede paralizar en ensayar nuevos caminos de un problema que nos tiene agarrado por todos lados”.
Uruguay_MarihuanaBonomi añadió que la policía intervendrá cuando haya denuncias de personas que posean más de seis plantas, el máximo permitido por la ley. Con una orden judicial los efectivos podrán allanar viviendas y realizar detenciones. Sin embargo, funcionarios de la Secretaría Nacional de Drogas (SND) reconocieron que controlar el autocultivo es prácticamente imposible y son partidarios de vigilar a los proveedores con licencia para abastecer a las farmacias.
El debate parlamentario y las opiniones

Foto: AFP

Foto: AFP


Desde la oposición se criticó la medida. En la discusión en la cámara alta, el senador colorado Alfredo Solari señaló que la ley constituye un “experimento de ingeniería social que no cumple con ninguna de las salvaguardas éticas de la experimentación con seres humanos”. Agregó que “ni este gobierno ni el resto del mundo deberían experimentar con los uruguayos, con los niños y adolescentes sin garantías apropiadas”. Por el lado del Frente Amplio, actual oficialismo uruguayo, el legislador Enrique Rubio explicó: “Se dijo que estábamos haciendo un experimento social como si estuviéramos tomando a los jóvenes uruguayos como conejillos de indias, pero acá lo que hay es una política pública que puede tener éxito o no, eso lo evaluaremos después”.
luisalbertolacalleEl expresidente Luis Alberto Lacalle dijo que “el término experimento no tiene matiz de interpretación” y criticó que se hiciera “en la gente, hijos y nietos” de Uruguay. El diputado Gallo, del Frente Amplio, afirmó que “no hay experimento” sino “una experiencia” a la que calificó como “una estrategia que se quiere adoptar, una regulación parcial de solamente una droga en sus dos aspectos, consumo y producción, que tal vez sí sea más fácil de aplicar en un país chico”.
Obviamente, la discusión sobre esta norma no se circunscribe a los políticos. Gianella Bardazano, del Instituto de Estudios Legales del Uruguay (Ielsur), expresó que “es un avance en la protección de los derechos de los usuarios de marihuana que ahora, si bien tienen la posibilidad y el derecho a consumir, porque no es una acción que esté prohibida, sufren daños y riesgos, consecuencia del prohibicionismo”. Además, Bardazzano consideró que la “regulación supone un avance en la protección de los derechos de los usuarios”.
Los activistas procannabis dijeron que la ley es “un hito en una larga historia de lucha social y la ruptura del estigma hacia los usuarios”. Milagros Gallero, de la Red de Usuarios de Drogas y Cultivadores de Cannabis del Uruguay (Rudccu), afirmó que la norma “supone la superación de la criminalización del consumidor y el cultivador”. La ley implica “un avance en derechos y un cambio en la realidad del usuario”, señaló Gallero.
uruguay-legalize-marihuanaOtra voz a favor fue la de Regulación Responsable, una plataforma que agrupa a activistas, académicos, médicos, artistas y personalidades que respaldaron el proyecto legislativo. Su vocero, Martín Collazo, señaló que “existe un derecho al consumo responsable, es decir, un consumo que no perjudique a terceros. Esta responsabilidad implica un esfuerzo de información y educación para conocer los riesgos asociados al consumo de sustancias. Si esa información no está clara, el ciudadano no tiene autonomía para ejercer sus derechos”.
El dirigente destacó que la ley “tiene como objetivo reducir los daños asociados al consumo de drogas así como provocar un retraso en la edad de inicio del consumo de cannabis, por medio de la prohibición de su venta a menores de edad”.
Reacciones externas
Los organismos internacionales también posaron su mirada en la cuestión. Las Naciones Unidas, a través de su Oficina contra la Droga y el Crimen (OCNUD), lamentó la decisión uruguaya y precisó que la ley viola disposiciones internacionales y que puede volverse en contra del objetivo gubernamental. De esta forma, la ONU respaldó la postura de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) que en un comunicado sostuvo que “con la legislación sobre el cannabis aprobada por el Congreso, Uruguay está violando las convenciones de control de drogas” y explicó que con esa legislación el país contraviene la Convención de 1961 sobre Narcóticos, de la que es parte integrante. El titular de la JIFE, Raymond Yans, expresó su sorpresa por la decisión uruguaya de ignorar ese tratado.
CREC1 (1)La OCNUD precisó que “así como las drogas ilícitas son responsabilidad compartida de todos, es necesario que todos los países trabajen estrechamente juntos y lleguen a acuerdos sobre cómo enfrentar ese desafío mundial».
Ante la sanción de esta ley en Uruguay, en muchas embajadas del país en el extranjero hubo mayor actividad. El canciller oriental, Luis Almagro, informó que muchas delegaciones uruguayas en otras naciones están siendo consultadas acerca de cómo sacar la residencia uruguaya y qué derechos da tenerla en el marco de la nueva ley.
“Los embajadores han recibido consultas y las que se han hecho son sobre cómo sacar la residencia en Uruguay, qué derechos da eso frente a esta ley, las condiciones para el turismo, etcétera. Esas son las consultas que hemos estado recibiendo”, indicó el funcionario. Almagro adelantó que las sedes diplomáticas uruguayas recibirán la información necesaria para dar respuesta a las inquietudes. De todos modos, el canciller remarcó que no se quiere “generar un turismo de marihuana”.