Casi 7 millones de cubanos votaron a favor de la reforma de la Constitución de la isla. La carta magna está vigente desde 1976 y los cambios fueron respaldados por el 73,31% de los votantes, que respondieron “Sí” a la pregunta: “¿Ratifica usted la nueva Constitución de la República?”. Del total de 7,8 millones de votantes, un 9% votó en contra, el 2,53 lo hizo en blanco y un 1,62 por ciento de los sufragios fueron anulados por diferentes razones.

La oposición política, ilegal en Cuba, suele manifestar su descontento en las elecciones (donde la participación es voluntaria) al votar en blanco o dañar la boleta con consignas para que sea anulada. En esta oportunidad llamó a votar en contra y realizó una fuerte campaña en las redes sociales.

El jefe de Estado cubano, Miguel Díaz-Canel, sostuvo que se trata de una carta magna “moderna” que “formula un Estado socialista de derecho”. “Nos va a permitir destrabar procesos y avanzar de una manera más decidida en la construcción del modelo económico-social”, señaló.

También recordó que “el 24 de febrero de 1976 Cuba aprobó la primera Constitución socialista, ya en Revolución”, lo que significó un “momento de crecimiento, de avance institucional, jurídico y constitucional”.

La nueva ley fundamental tiene que ser proclamada por la Asamblea Nacional en una sesión que probablemente se celebre en abril. Posteriormente, tiene que ser publicada en la Gaceta Oficial para que entre en vigor.

El texto reafirma el carácter “irrevocable” del socialismo como sistema social en la isla, pero abre su economía al mercado, la propiedad privada y la inversión extranjera, todo bajo control del Estado. También reconoce al Partido Comunista (PCC) como “único, martiano, fidelista, marxista y leninista” y como la “fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado”. Los 760 cambios a la Constitución fueron debatidos durante el 2018 en encuentros populares desarrollados a lo largo de 133 mil reuniones. Las modificaciones abarcan desde leyes nuevas, supresión de otras y cambios en la redacción. En general conserva los derechos consagrados por el modelo cubano.

Díaz-Canel agradeció a través de Twitter la felicitación de su par venezolano, Nicolás Maduro, por el resultado de la consulta popular. “Gracias, hermano presidente Nicolás Maduro. Felicitaciones también para el heroico pueblo venezolano que hace trizas cada intento injerencista, agresivo y mediático del perverso imperio, de sus halcones y de sus lacayos”, expresó el presidente cubano. “Siento inmenso orgullo de ser parte de nuestro heroico, valiente y firme pueblo. Un pueblo así merece siempre la victoria. Qué tremendo homenaje a los padres de la nación, a Martí, Fidel y Raúl. Vencimos y vamos por más”, agregó Díaz-Canel.

Cambios principales

Por primera vez en casi 50 años, se reconoce legalmente la propiedad privada, el mercado y la inversión extranjera, reintroduce la figura del primer ministro y limita a dos periodos los mandatos de sus presidentes. Esto ocurre luego de 59 años en los que el poder se focalizó en los hermanos Fidel y Raúl Castro.

Además, se incorporan derechos fundamentales como el de la información y el acceso a datos personales, el debido proceso, la tutela judicial efectiva y varias tipologías de familias. Considera al matrimonio como una forma de organización familiar que se funda en el libre consentimiento y en la igualdad de derechos.

Algunos de los aspectos que se esperaba que fueran incluidos quedaron fuera de los cambios, como el matrimonio igualitario o la elección presidencial directa. Tampoco se permite la libertad de asociación ni de ideología y no se reconocen los derechos comunicativos, la protección animal ni la existencia de la sociedad civil.

Asimismo, se establece el carácter laico del Estado y libertad de credo y se precisa que todas las personas recibirán “igual salario por igual trabajo, sin discriminación alguna”. Además, se garantiza la educación y salud públicas.

Los resultados en números

Padrón electoral: 9.298.277 (no incluye a residentes en el extranjero). Asistencia: 7.848.343. Por el “Sí”: 6.816.69 y por el “No”: 706.400. Boletas anuladas: 127.100. En blanco: 198.674. Electores que no votaron: 1.443.934. Total de personas que no apoyaron de una forma y otra el proyecto del gobierno: 2.476.108.

Los cubanos residentes en el extranjeros (unos 2 millones) no tuvieron derecho al voto (únicamente se autorizó a las personas que trabajan en alguna “misión” del gobierno).

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.