Las elecciones para gobernador en Mendoza fueron un pequeño alivio para el Gobierno Nacional. El postulante de Cambia Mendoza, Rodolfo Suárez, se impuso por un claro margen a la candidata del Frente Elegí, Anabel Fernández Sagasti, y será el sucesor de Alfredo Cornejo.

Escrutadas el 99,98% de las 4.120 mesas de toda la provincia, Rodolfo Suárez obtenía el 49,88 por ciento (554.361 votos), Sagasti llegaba al 34,96 por ciento (388.609 votos) y el tercer lugar quedaba para José Ramón, de Protectora Fuerza Política (que tenía el apoyo de Consenso Federal), que alcanzó el 8,44% con 93.847 votos. La última postulante fue Noelia Barbeito del Frente de Izquierda, que obtuvo un 3,30% de los votos (36.664 sufragios). El porcentaje de concurrencia a las urnas estuvo en poco más del 80 por ciento de los electores con un total de 1.111.436 personas que emitieron su voto.

«No nos gusta el populismo»

Al día siguiente de ser electo como el nuevo mandatario provincial, Suárez señaló que «a un buen gobierno lo tiene que seguir otro buen gobierno, es la única forma de que ocurran las cosas que le hacen bien la gente. Queremos darle esta forma de gobernar al país. Acá no nos gusta el populismo. Es bueno gobernar con austeridad, saber que los dineros no son nuestros».

El actual intendente de la capital provincial remarcó el respaldo de los mendocino y valoró la continuación «por este camino de orden y transparencia» que inició Alfredo Cornejo. «La ciudadanía nos dio su voto de confianza para seguir por este camino de orden y transparencia», dijo Suárez, luego de desayunar junto a Cornejo.

Además, Suárez subrayó que «este triunfo no es solamente un claro apoyo a la gestión de Cornejo sino también a la de los intendentes electos. Recibimos una provincia que estaba destruida y hoy Cornejo deja un gobierno en marcha».

Asimismo, el próximo gobernador sostuvo que «los mendocinos entendieron claramente nuestro mensaje: darle continuidad a esta gestión que comenzó Alfredo Cornejo recuperando el Estado y haciéndolo funcionar nuevamente», y precisó que «continuará con muchas de las cosas que inició Alfredo», en especial «con la eficiencia y la eficacia en la administración del Estado».

«Trabajar entre todos»

A través de su cuenta de Twitter, el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, felicitó a Suárez «por el triunfo en Mendoza, a Anabel Fernández Sagasti por la excelente elección y a todos los mendocinos por una jornada democrática extraordinaria. Ahora es necesario trabajar entre todos para que una Argentina federal se ponga de pie».

En declaraciones radiales, Fernández aseguró que «trabajaremos con el gobernador que eligieron los mendocinos, eso es lo que vamos a hacer». También aseguró que en su espacio sabían que «era una pelea muy difícil» pero subrayó que «cuando la gente vota lo único que hay que hacer es aceptar la decisión y ver cómo se sigue adelante».

Y en el papel de hipotético futuro presidente, remarcó que «mi única preocupación ahora es, bajo la hipótesis de que ganemos en octubre, como algunos vislumbran, es poder hablar con el gobernador de Mendoza y poder trabajar con él».

Rápido reconocimiento

Apenas pasadas las 20 horas del mismo domingo, la candidata del Frente Elegí, Fernández Sagasti, reconocía la derrota a manos de Suárez y señalaba que «la diferencia es irremontable, he llamado al próximo gobernador para felicitarlo». Pese al fuerte apoyo del Frente de Todos, con visitas de Alberto Fernández y Sergio Massa incluidas, no pudo alzarse con el triunfo. «Me van a tener en el Senado de la Nación defendiendo los intereses de la provincia», remarcó Sagasti, y añadió que «estamos muy contentos porque nuestro frente venía reconstruyéndose y ha sido una gran elección para Mendoza».