La pandemia de coronavirus y las posteriores medidas de los gobiernos que impulsaron, recomendaron u obligaron al aislamiento de las personas dejan consecuencias de toda índole. Incremento en el consumo de alcohol y medicamentos, aprendizaje y métodos de ejercitación y capacitación que antes no se habían realizado, reuniones virtuales y valoración de los vínculos humanos son algunas de las experiencias que la cuarentena nos empuja a incorporar. Pero esto no es todo.

Mientras diversos sectores se encuentran bajo un riesgo nunca antes visto ante la mayor crisis de la historia moderna, el comercio electrónico se disparó en nuestro país y el mundo.

De esta forma, casi un tercio de las personas que compraron desde el inicio de las medidas de Aislamiento Social Preventivo Obligatorio en Argentina utilizaron e-commerce por primera vez y tres cuartos de los consumidores consultados aseguraron que volverán a comprar a través de sus dispositivos desde sus casas, según una encuesta realizada por SAP, compañía dedicada a las experiencias de usuarios, marketing y bases de datos.

Al respecto, la empresa comunicó que en 2019 el 65% de ejecutivos de pequeñas y medianas empresas habían adquirido herramientas de comercio electrónico. Y en lo que va de cuarentena, que supera los 80 días de resguardo, las ventas online crecieron 84% en el mes de abril, según informó la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), en relación al promedio de los primeros tres meses del año. Además, las órdenes de compra subieron 38% y las unidades vendidas fueron positivamente afectadas en 71%. «El comercio electrónico en este contexto se ha convertido en un gran aliado para las empresas y los consumidores, quienes impulsaron sus compras a través de este canal», tuitearon desde la cuenta de CACE.

En cuanto a las compras online en supermercados, estas crecieron 300% al comparar las tres semanas posteriores al aislamiento con el mismo lapso de tiempo previo al anuncio presidencial. En la industria farmacéutica la suba en las ventas es de 60% y el rubro tecnológico mejoró 50%. De estas cifras se desprende la conclusión de CACE que asegura que se logró en dos meses lo que podría haber tardado dos años.

Asimismo, la utilización de medios de pago digitales creció y de cada cuatro usuarios consultados, 3 aseguraron que van a recurrir a esta metodología con mayor regularidad.

De esta manera, la pandemia nos obliga a adquirir y asimilar nuevas conductas como consumidores, que no siempre son negativas, y «la nueva normalidad» presiona diferentes industrias para actualizarse y comprender que el mundo puede haber cambiado para siempre.