Es una de las mejores noticias en el comienzo de 2014: Lionel Messi volvió a jugar. Y no solo entró en el partido contra Getafe, sino que marcó dos goles y después del partido habló con Barca TV. «Vine muy feliz después de haber estado tanto tiempo con mi país, con mi gente, salir de todo esto, tengo mucha ilusión y espero que sea un gran año para todos nosotros», dijo el crack tras su retorno al Camp Nou.

Foto: Eurosport

Foto: Eurosport


El último doblete de Messi fue por UEFA Champions League, contra el Milan, pero a los pocos días sufrió una lesión en el bíceps femoral, en el partido del 10 de noviembre de 2013 contra el Betis por La Liga. Esa molestia hizo que tenga que tomarse su tiempo de recuperación, lo suficiente para volver con fuerza y en su mejor nivel.
Era necesario salir de la atmósfera de Barcelona, donde pasó unos días con su familia para después volar hacia Rosario, donde trabajó físicamente y pasó las fiestas. Un poco de tranquilidad no le vino mal. Los entrenamientos fueron bajo un calor más que intenso, con una ola caliente que azotó a la Argentina y, quien haya visitado la ciudad del Monumento a la Bandera, entenderá que ese es calor en serio, húmedo y bien pesado. La recuperación con los trabajos físicos y con pelota siguieron en el predio de Ezeiza, donde estuvo supervisado por el cuerpo técnico del equipo de España y personal de la Selección.
Foto del FC Barcelona

Foto del FC Barcelona


«Hice fortalecimiento de los isquiotibiales, trabajé desde lo físico para jugar sin dolores, sin tener que pensar en otras cosas y entrar a la cancha para disfrutar del juego. Más allá de los goles, me encontré muy bien desde lo físico, a pesar que jugué solo 30 minutos», explicó Messi a los periodistas de Barcelona. Trabajo intenso, ganas y ambición de volver en un año bisagra para su carrera con dos objetivos: reconquistar con su equipo al mundo, que hoy tiene como mejor conjunto al Bayern Munich de Pep Guardiola, y a levantar la copa en el Mundial de Brasil.
No todo fue preparación física ni trabajos con pelota, Leo tuvo que soportar todo tipo de rumores. Primero, una acusación contra su padre por lavado de dinero oscuro en los partidos de «Los Amigos de Messi», que fue rápidamente desmentido con los recibos de su fundación que certificaban que la recaudación había sido para UNICEF. También tuvo que aguantar la tapa de un diario argentino amarillista que lo vinculó con una prostituta en un cabaret y la supuesta evasión al fisco de Catalunya, entre mil rumores.
El Mundo NarcotraficoTal vez, lo que más resonó fue la respuesta del crack por los dichos del vicepresidente económico del Barcelona, Javier Faus, quien aseguró que «no veía la necesidad de renovarle tan seguido a un señor y con tantos aumentos», sin nombrar al crack argentino. «Faus no sabe absolutamente nada de fútbol, quiere manejar al club como una empresa, y al ser un club de los mejores del mundo, necesitamos a los mejores dirigentes», dijo desde Argentina mientras se recuperaba. A esas declaraciones le sumó que nunca había pedido ni incrementos de sueldo ni renovaciones, es lógico, no lo necesita, si quiere puede marcharse a otra institución. Dos meses después, Messi estuvo más tranquilo, feliz por su vuelta y explicó que desea retirarse en Barcelona: «Quiero que toda mi carrera sea acá».
Faus tal vez sepa poco de fútbol, pero en economía se ve que también anda flojo, porque pagarle a Messi es una inversión que trae millones en ganancias. Allá por 2003, Barcelona tenía una deuda que superaba los 180 millones de euros, pero desde 2008 con Guardiola y Messi, los logros deportivos, las ventas de camisetas, entradas, sponsors y muchas otras cosas más llevaron a un superávit de 309 millones de euros.
Oídos sordos, Messi va contra la mediocridad, brilla por ser el mejor, derriba las operaciones mediáticas y está dispuesto a enfrentar a las críticas, pero su método para contestar es con el juego, habla en la cancha y demuestra que es el mejor.
El retorno del Rey fue 58 días después de una lesión, cuando más lo necesita el Barcelona, en la previa del encuentro ante Atlético Madrid del Cholo Simeone. Ambos son punteros en La Liga: de un lado Diego Costa como goleador y figura en el Vicente Calderón, por otro lado el mejor jugador del mundo. Plato fuerte, imperdible para el próximo fin de semana y al acecho está el Real Madrid de Cristiano Ronaldo que quiere ganarle al Espanyol en Barcelona y que espera un empate entre el Colchonero y el Barsa para acortar la distancia en la tabla de posiciones.
Messi FacebookA las pocas horas de los cruces por La Liga, se entregará el Balón de Oro y Leo es uno de los candidatos. Los otros ternados son Cristiano Ronaldo (pichichi con 20 goles, 69 en 2013 y 400 en su carrera) y Franck Ribery (campeón de Bundesliga, Copa de Alemania, Champions League, Mejor jugador de la UEFA, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes). Todavía hay tiempo, aún puede hacer que su vuelta sea más resonante. El crack dijo que los premios que se consiguen son a nivel grupal, que «ganar algo a nivel individual es algo lindo, pero si no se gana no pasa nada».
Superó todo tipo de escollos, desafió a quienes lo buscaron y volvió renovado, contento, feliz y en su mejor forma. Da para ilusionarse, este es el Messi que queremos y el Messi que ojalá tengamos en junio y julio.
La preparación de Leo

«Nunca perdí la ilusión de jugar»